Hace un año del lanzamiento de la 1a etapa junto a referentes de
Cancillería, Gobierno, Salud, Medios, Empresa, Diplomacia y Nuevas Masculinidades.

Colaboraron Verónica Holzman (Verus Com) y Patricia Pitaluga (Acercando Naciones).
Coordinó Marita Copes (Código R). Se realizó en el Hipódromo Argentino de Palermo.
Hubo ampliaciones en Uruguay y Colombia (epicentro de la 2a. etapa).

c a m p a ñ a

videos - Ma. Amelia Videla
Inclusión en la Empresa

Helena Estrada
Ley de Emprendedor

 

+ info 1a etapa   

Para la 2a etapa de la campaña "Mujer visión 2030" procuramos brindar OPCIONES
con valores -Inclusión, Prácticas Justas, Instituciones Sólidas- (ODS 16, Paz) y facilitar Alianzas (ODS 17)

Para ello, combinamos 3 alternativas previas: 1. anticipamos algunas "Opciones" generales aquí  
2. sumamos "Artículos y Novedades" con referencias centradas en la mujer" ...

3. Conectamos una propuesta de "Buenas Prácticas" cada día  ... (en facebook)
Marzo, 1° en Colombia y Argentina - 2, ONG: Mujer y Futuro - 3, Encuesta: Viva la diferencia, Pilar Sordo
4
, Olga Bocarejo, Bancalimentos - Incorporación a la red Código R - Apoyo institucional a su alianza.
6
, Anticipos al Día Internacional de la Mujer:
Colombia Mujer visión 2030, con el CIM -
 
  (Marita Copes, recorte en video)
Dra. Angela Díaz, UNAB (video, continuación)
Comentarios e imágenes - Adhesión de la Alcaldía de Bucaramanga por gestión de Isabel Perez Ortiz.
En Colonia, Uruguay se hizo un homenaje a las funcionarias con más años de servicios.


  
8, Día de la Mujer, Charla con Jóvenes en la Universidad Manuela Beltrán -

    
Panel en Adhesión de la UIS -Leticia Monteiro (Investigación GEPAT) - Zunga Perra Roja (Transexualidad)
 Marita Copes (Mujer visión 2030) - Lanzamiento del Protocolo de Violencia.

  11, Parcialidad Implícita (revisión de conductas) - 12, Agenda Regional, CEPAL (informe estadístico)
 12,
Spotlight, CSW 62° - - 13, Paridad Salarial  ///  Empresarias (2 perfiles) 
14,
Consumo Consciente - 15, Educación Programa: ConVivencias sin violencias  
16,
Mujer Rural Olga Bocarejo, "Innovando desde el territorio", origen de Bancalimentos - en nuestra red

17, Actitud: base del empoderamiento, Victor Küpper - 18, Nuevas Masculinidades, Hugo Huberman
    19, Día del Hombre en Colombia. Congreso Internacional de Mujeres por la Paz, Argentina.
20,
Desarrollo territorial libre y potenciado "en clave de mujer" (cuando la ayuda es una explotación encubierta)
21
,
Ambito Penitenciario: realidades de las reclusas, el personal asistente y las visitas
22
, Adhesión al Día Mundial del Agua: ODS - FAO -UNESCO  Divers
as perspectivas
 23,
Maternidades Elegidas y Dignas - Fundación Camino Claro -
24
, Mujer y
Alta Dirigencia Académica (1a rectora en Latinoamérica)
25, Mujer y Deporte: Inclusión  - 26, Deporte Social para Cuidar a las Personas
27, Mujeres y la Justicia Climática - 28, Docentes ¿están preparados para los niños de hoy?
29
, Madre:
rol clave en la violencia doméstica y abuso infantil
30, Maternidad,
Discapacidad y Derechos, Dr. Eduardo Morales Blanco
31, Transición entre la 1a. y 2a. etapa de la campaña, Conclusiones y reformulaciones ...

Este año, centralizamos la adhesión al 8 de marzo,
en Bucaramanga, consolidando el Nodo Colombia ...
En abril - Comenzaremos las articulaciones hasta diciembre en los tres países ¿Te sumas? 

En Uruguay  -  En Argentina

Acordamos el proyecto regional junto a la Fundación de la Mano Contigo con la guía de Piedad Guzmán, desde Bogotá
 


La prosperidad sostenible
como eje de la visión a 2030.

Ejes de la 2a etapa. hasta diciembre de 2018:

Alcance     r e g i o n a l     LAyC
Hemos previsto una participación interactiva en paneles
con apertura de debates y un seguimiento de 100 días ...
Facilitación de articulaciones en la diversidad cultural de los 193 países que aprobaron la Agenda 2030.
Alianzas: porque
"nadie puede solo, ni de cualquier manera" ...

Charlas - Talleres     Enfoque de Género, visión 2030

  • Abordaje por edades: Adultos, Jóvenes, Adolescentes y Niños
  • Instituciones Educativas
    de todos los niveles
  • Entidades centradas en
    la Mujer, Familia y Paz
  • Género y Discapacidad
  • Penitenciarías y Cárceles
  • Turismo Sostenible

Qué es "Mujer visión 2030"
Cómo ha avanzado la campaña
Por qué su apariencia binaria
- - - - - - -
Cómo pueden contribuir ELLOS a equilibrar las cargas biológicas y culturales que pesan sobre ELLAS
- - - - - - - -
Qué propone
Alerta Pubertad

Opciones iniciales, para identicar las preferencias ...

De qué hablamos al hablar de ...
Empoderamiento Económico de la Mujer
Paridad Salarial  -  ¿Cupo o meritrocracia?
 
- - -
Sexo, Género, Diversidad y Disidencias Sexuales.

Igualdad de Género - Equidad de Género -
Democracia de Género - Brecha de Género.
Empoderamiento. Necesidades prácticas.
Intereses o Necesidades Estratégicas

- - -
Cómo impactan los ODS en la Mujer de la ciudad y del ámbito rural.
Cómo inciden en la autogestión de ingresos y la inclusión laboral.
Cómo evaluar los efectos en el hogar, en la escuela, en el entorno.
- - -
Por qué la mujer es el SUJETO SOCIAL que más incide en la comunidad.
Qué la define como LIDER del CONSUMO CONSCIENTE y
el ACTIVO SOCIOPRODUCTIVO de la Agenda 2030.
- - -
Qué cambios implican para: padres, educadores, parejas,
empleadores, legisladores, comunicadores ...
- - -
Nuevas Masculinidades.Hombres cuidadores de vida. Paternar:
video
* Aportes Internacionales *
Economía del Cuidado   /  Políticas de Cuidado de Uruguay
  Seguridad: Lecciones aprendidas en el Proceso de Paz de Colombia
Por qué el Enfoque de Género atraviesa la Agenda del G20 Argentina 2018.
Enfoque de Género: por qué debe ser transversal, Dra. Ángela Díaz, UNAB
Coalición EPIC: avances en la igualdad salarial en LAC, Panamá

 

Enfoque de Género y los ODS

El Enfoque de Género es clave en la Agenda 2030, porque si bien está profundizado en el ODS N° 5 se aborda en 12 de los 17 ODS

Día del Hombre
en Colombia
!9 de marzo

Ha sido la materia prima en el abordaje de la  inclusión laboral de la mujer y su empoderamiento económico,
de "Mujer visión 2030", 1a etapa.

P r o p u e s t a s        G l o b a l e s

 

ESP - Declaración de Santo Domingo - CSW de Santo Domingo 4/2/2018
Dra. Mabel Bianco
FEIM 
Co- Chair W20

Coalición EPIC
para promover la igualdad salarial entre mujeres y hombres en LAC ... El lanzamiento fue en Panamá, el 29 de enero.


Women 20
Grupo de Afinidad, Cumbre G20

N u e s t r a      I n t e r v e n c i ó n ...


- - - - - - - -
Decidir
las alianzas
más eficientes


sedes en Bogotá y Bucaramanga
Medellín, en breve
- - - - - - - -

Articulaciones
más adecuadas

Paridad Salarial
Videos de una de las mujeres argentinas que dejan más huellas en el enfoque de género mundial

   FEIM - Fundación de Estudios e Investigación

Otros temas: Violencia Económica
La mujer se dedica más al trabajo
El Acoso Callejero
Campaña contra la Violencia de Género
Derechos de Niñas y Niños
Chicos restituidos a
padres violentos

Cupo o Meritocracia- Encuesta del W20.

"Hasta que no se nivele la cancha, los cupos de género seguirán siendo necesarios” ... “Por mucho tiempo cuestioné los cupos porque consideraba que había que llegar a puestos directivos por meritocracia pero hoy considero que los cupos ayudan a que el cambio llegue más rápido. Que se necesitan determinadas medidas y políticas públicas que acompañen estos cambios para que el impacto sea mayor, sostuvo Andrea Grobocopatel, co chair de Women 20 iniciativa para la igualdad de género en el G20.  La reunión se realizó el 28 de febrero, con presentación de la encuesta de la comisión de “Mujeres en puestos de decisión” del W20. Participaron Graciela Adán, presidente de la Fundación Global; Cecilia Mosto, directora de la consultora CIO; la investigadora Lidia Heller; y la ex senadora María Eugenia Estenssoro.

Puntos tratados. Evaluar los resultados de la muestra de 219 mujeres referentes del sector corporativo, público y OSC y articularlos con las propuestas más oportunas al marco del G20 "pese a más de 40 años del movimiento feminista, se consideran “mediocres” los avances logrados en temas de igualdad". Otros puntos: ausencia de políticas activas en los lugares de trabajo (59%); barreras culturales que no son la principal causa de avance, pero  son un "driver" en las desiguales tareas del hogar. La incidencia de la lógica masculina y revisar las cuestiones de poder (más sutiles y más poderosas). El costo de tener hijos como pasivo de las mujeres. El necesario involucramiento de los hombres en estas tareas (como una cuestión cultural y de percepción).

El contenido es un recorte de ComunicaRSE, la nota aquí  - Acceso a la encuesta desde la imagen pdf

    R e c u r s o s    de la 1a etapa de la campaña "Mujer visión 2030"

C o m e n t a r i o s       Particulares
                            

     

El libro "Hombres cuidadores de vida" contiene el Modelo Pedagógico construido durante el Diplomado y una Cartilla guía, como apoyo a la multiplicación de la acción educativa en masculinidades no violentas, la cual consideramos un aporte al desarrollo humano con perspectiva de equidad de género para la ciudad y el país -  pdf onlinUna vez más los hombres, desafiados por la dramaticidad de la hora actual, se proponen a sí mismos como problema. Descubren qué poco saben de sí, de su “puesto en el cosmos”, y se preocupan por saber más. Por lo demás, en el reconocimiento de su poco saber de sí, radica una de las razones de esa búsqueda. Instalándose en el trágico descubrimiento de su poco saber de sí, hacen de sí mismos un problema. Indagan.Responden y sus respuestas los conducen a nuevas preguntas. Paulo Freire, Pedagogía del oprimido, 1969.

La violencia contra las mujeres es un problema de salud pública de dimensiones preocupantes. Para remediar esta situación deplorable, es urgente que la ciudadanía y el Estado sumen esfuerzos y se comprometan con la erradicación de la discriminación y las violencias contra la población femenina, para lograr felicidad social y para dar cumplimiento a la normatividad internacional y nacional al respecto.
Capacitar a los hombres en equidad de género y prevención de las violencias, era una demanda insistente de los grupos de mujeres. El cambio de mentalidad en términos de género sensitividad, les favorece a ellos directamente y a las mujeres indirectamente; es decir, favorece a toda la ciudadanía. La formación educativa mediante la estrategia de pares, es muy efectiva, y en este caso, los mensajes difundidos “de hombres para hombres” sobre la erradicación de las violencias contra las mujeres, tendrán impacto a través de su desempeño laboral individual o desde su acción comunitaria en las diferentes organizaciones sociales a las que pertenecen.

Este 8 de marzo, se suma a un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres. El acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres han acaparado los titulares y el discurso público, con una creciente determinación a favor del cambio.
Personas de todo el mundo se están movilizando por un futuro que sea más igualitario. Esta acción se ha manifestado en forma de marchas y campañas mundiales, incluido el movimiento #MeToo en los Estados Unidos de América y sus reflejos en otros países, como protesta contra el acoso sexual y la violencia, por ejemplo: #YoTambién en México, España y América Latina, entre otros lugares, #QuellaVoltaChe en Italia, #BalanceTonPorc en Francia y #Ana_kaman en los Estados Árabes; “Ni Una Menos”, una campaña contra el feminicidio que surgió en Argentina; y tantas otras iniciativas, abordando cuestiones que incluyen desde la igualdad salarial hasta la representación política de las mujeres.

El Día Internacional de la Mujer 2018 es una oportunidad para transformar este impulso en medidas para empoderar a las mujeres de todos los entornos, rurales y urbanos, y reconocer a las personas activistas que trabajan sin descanso para reivindicar los derechos de las mujeres y conseguir que estas desarrollen su pleno potencial.
Haciéndose eco del tema prioritario del próximo 62º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, el Día Internacional de la Mujer también presta atención a los derechos y el activismo de las mujeres rurales, que constituyen más de una cuarta parte de la población mundial y la mayoría del 43 por ciento de las mujeres de la fuerza laboral agrícola mundial.
Estas mujeres cultivan las tierras y plantan semillas para alimentar a las naciones, garantizan la seguridad alimentaria de sus comunidades y generan resiliencia ante el clima. Sin embargo, en prácticamente todas las medidas de desarrollo, las mujeres rurales quedan rezagadas frente a los hombres rurales o las mujeres urbanas, como consecuencia de las desigualdades de género y la discriminación profundamente arraigadas. Por ejemplo, menos del 20 por ciento de las personas de todo el mundo que poseen tierras son mujeres, y pese a que la diferencia mundial de salario entre mujeres y hombres se sitúa en el 23 por ciento, en las zonas rurales puede llegar hasta el 40 por ciento. Por otro lado, carecen de infraestructuras y servicios, trabajo decente y protección social, y se encuentran en una situación más vulnerable ante los efectos del cambio climático.
Para materializar la promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de no dejar a nadie atrás es preciso actuar con urgencia en las zonas rurales para garantizar un nivel de vida adecuado, una vida sin violencia ni prácticas nocivas para las mujeres rurales, así como su acceso a la tierra y a los bienes productivos, la seguridad alimentaria y la nutrición, el trabajo decente, la educación y la salud, lo que incluye la salud sexual y reproductiva y sus derechos conexos.

Las mujeres rurales y sus organizaciones representan un potencial enorme, y actualmente están movilizándose para reclamar sus derechos y mejorar sus medios de vida y su bienestar. Utilizan métodos agrícolas innovadores, crean negocios exitosos y adquieren nuevas habilidades, luchan por sus derechos legales y se presentan como candidatas políticas. Recientemente, en un momento en que centenares de valientes mujeres de la industria cinematográfica, del teatro y las artes en los Estados Unidos de América han empezado a alzar la voz contra el acoso y las agresiones sexuales por parte de poderosos hombres del sector, éstas han encontrado un poderoso aliado en la Alianza Nacional de Campesinas, una organización nacional de campesinas que conoce bien el abuso de poder.
El 8 de marzo, únase a las activistas de todo el mundo y a ONU Mujeres para aprovechar la oportunidad, celebrar los logros, tomar medidas y transformar las vidas de las mujeres en todo el mundo. AHORA es el momento.
sic Fuente: ONU Mujeres


Políticas de Cuidado en América Latina: Forjando la Igualdad,

El cuidado es un bien público esencial para el funcionamiento de las sociedades, un derecho fundamental y una necesidad en diversos momentos del ciclo de vida. En América Latina, la forma en que es provisto origina desigualdades profundas. Estas se expresan en una organización social que asigna a las mujeres el trabajo de cuidado remunerado y no remunerado, con frecuencia, a expensas de su bienestar, oportunidades laborales y protección social, bajo la ausencia de respuestas públicas suficientes y adecuadas para quienes requieren de cuidado y sus cuidadoras, y una oferta de mercado sumamente segmentada.
En años recientes, se observa una inflexión en este panorama y las políticas de cuidado comienzan a figurar de manera más explícita en una normativa internacional y regional en construcción, y se constata una institucionalidad naciente. En este documento se plantean tres aspectos centrales para el debate regional sobre estas políticas. En primer lugar, las políticas de cuidado deben articularse a los sistemas de protección social en expansión en los países. En segundo lugar, estas políticas públicas deben responder a un enfoque de igualdad de género con un diseño que articule una oferta para personas que requieren cuidados y los proveen y que promueva cambios en la división sexual del trabajo vigente y mayor corresponsabilidad. En tercer lugar, debido a su naturaleza multidimensional, es necesario avanzar en respuestas integradas y no fragmentadas y sectoriales frente a los derechos que se busca garantizar. Para ello los Mecanismos para el Adelanto de la Mujer deben participar activamente en su institucionalidad.

ÍNDICE - Resumen .-- Introducción .-- I. El cuidado como bien público: implicancias para un análisis de políticas .
II. La institucionalidad de las políticas de cuidado en América Latina .-- III. Reflexiones finales.
ver - Fuente: CEPAL, Septiembre 2016  - economiacuidado  pdf  

La Estrategia de Montevideo para la Implementación de la Agenda Regional de Género en el marco del Desarrollo Sostenible hacia 2030 fue aprobada por los Estados miembros de la CEPAL en la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe (2016). Tiene por objeto guiar la implementación y asegurar que se emplee como hoja de ruta con vistas a alcanzar la Agenda 2030 desde la perspectiva de la igualdad de género, la autonomía y los derechos humanos de las mujeres.
En la región se identifican cuatro nudos estructurales que es necesario enfrentar: la desigualdad socioeconómica y la pobreza; los patrones culturales patriarcales, discriminatorios y violentos y la cultura del privilegio; la división sexual del trabajo y la injusta organización social del cuidado, y la concentración del poder y las relaciones de jerarquía en el ámbito público. Para superar estos nudos, se establecen 74 medidas en 10 ejes de implementación: 1. Marco normativo, 2. Institucionalidad, 3. Participación, 4. Construcción y fortalecimiento de capacidades, 5. Financiamiento, 6. Comunicación, 7. Tecnología, 8. Cooperación, 9. Sistemas de información y 10. Monitoreo, evaluación y rendición de cuentas.

ÍNDICE - Introducción .- A. La Agenda Regional de Género y su sinergia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible .
B. Estrategia de Montevideo: una apuesta política para alcanzar la igualdad de género en la región de aquí a 2030 .
C. Estrategia de Montevideo: ejes para la implementación de la Agenda Regional de Género en el marco del desarrollo sostenible hacia 2030 .-- D. Seguimiento de la Estrategia de Montevideo en el horizonte 2030.
Acceso al documento online desde la imagen - sic Fuente: CEPAL

Lanzan en Panamá coalición EPIC para promover igualdad salarial entre mujeres y hombres en América Latina y el Caribe.
- La brecha salarial en la región es del 15 por ciento: OIT.
- La coalición EPIC, una iniciativa liderada por OIT, ONU Mujeres y OCDE, busca movilizar a diferentes actores para alcanzar la igualdad en el año 2030.
- El acto de lanzamiento estuvo encabezado por el Presidente de Panamá, Juan Carlos Varela.

La Coalición Internacional sobre Igualdad de Remuneración (EPIC, por sus siglas en inglés) fue lanzada en América Latina y el Caribe, con el objeto de movilizar a múltiples actores en los diferentes países para reducir la brecha salarial entre mujeres y hombres, que ronda 15 por ciento en esta región de acuerdo con datos difundidos en el acto de presentación en la capital de Panamá.

“Corresponde a esta Coalición la tarea de articular políticas, promover y adoptar medidas y acciones concretas para aumentar la participación de la mujer en el mercado laboral”, señaló Juan Carlos Varela, Presidente de Panamá, durante el acto de lanzamiento realizado en al Ministerio de Relaciones Exteriores, en la Ciudad de Panamá.
“Debemos garantizar mediante diferentes mecanismos, incluyendo instrumentos legales, las medidas que aseguren que los hombres y mujeres tengan un salario igual”, completó
La EPIC, impulsada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), fue lanzada a nivel global en septiembre de 2017 en marco de la Asamblea General de la ONU.
Desde su lanzamiento, EPIC busca integrar a múltiples actores públicos y privados con el propósito de contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y en particular a la Meta 8.5 de alcanzar la igualdad de remuneración entre mujeres y hombres por trabajo de igual valor para 2030.

Durante el evento, la Vicepresidenta y Canciller de Panamá, Isabel de Saint Malo, fue nombrada “Champion” de la plataforma de liderazgos de EPIC, con lo que representa a América Latina y el Caribe. “Con orgullo, Panamá se convierte en el primer país de la región en adherirse a la Coalición de Igualdad Salarial, y el segundo en el mundo en lanzarlo. Por nuestra participación activa en la Agenda 2030, recibo la honrosa distinción de ser la ‘Champion’ regional en la materia”, expresó la Vicepresidenta.
Luiza Carvalho, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, celebró el lanzamiento de EPIC en la región, pues consideró que “las alianzas entre múltiples sectores, como organismos internacionales, Gobiernos, sector público y privado, son claves para cerrar la brecha salarial, lo que tendrá un impacto directo en el desarrollo de la región”.
“Colaborar con EPIC es parte integral de nuestra misión“, aseguró Roberto Martínez Yllescas, Director del Centro de la OCDE en México para América Latina durante el acto de lanzamiento, y agregó que “la OCDE también hace un llamado para alcanzar estas metas trabajando con todos los actores relevantes, incluido el sector privado, las agencias gubernamentales, los sindicatos, las cámaras del sector patronal, así como las organizaciones de la sociedad civil”.
El Director de OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar, destacó que “a pesar de los esfuerzos realizados durante todos estos años la brecha salarial persiste en la región”. Entre 2005 y 2015 la diferencia se redujo en 6 puntos hasta 15 por ciento, añadió, un nivel que “no nos permite garantizar que nadie se quede atrás” en el camino al desarrollo.
El lanzamiento de EPIC busca involucrar en las estrategias y acciones destinadas a promover la igualdad salarial a entidades gubernamentales -como ministerios responsables del trabajo y el empleo, ministerios responsables de género y oficinas nacionales de estadística-, organizaciones nacionales e internacionales de empleadores y de trabajadores, organizaciones regionales, agencias relevantes de la ONU, socios de desarrollo, sector privado, organizaciones de la sociedad civil y academia, a cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres a nivel global.
Las organizaciones que promueven EPIC están impulsando los lanzamientos regionales de la coalición. Esta misma semana, el 1 de febrero, está prevista la presentación en Asia Pacífico.
El lanzamiento realizado este lunes en conjunto con el Gobierno de Panamá será seguido de una Conferencia Regional sobre Igualdad salarial entre hombres y mujeres para economías más prósperas e inclusivas, que será inaugurado el martes 30 de enero, y al día siguiente será concluido con un foro nacional sobre este mismo tema.
Los datos del último informe Panorama Laboral de OIT, que contiene un análisis sobre los salarios en el período 2005-2015, destacan que entre los trabajadores asalariados en América Latina, la brecha salarial por mes se redujo de alrededor del 20% al 15% entre 2005 y 2015. Esta misma tendencia se replica en las tres subregiones, aunque las reducciones más altas se dieron en Centroamérica y México (6 puntos porcentuales), seguido de Cono Sur (5,8 puntos) y países andinos (4,5 puntos). El informe atribuye esto a factores como cambios en la composición del empleo de las mujeres y aumentos de salarios mayores para mujeres que para hombres en el periodo analizado
. La coalición EPIC busca contribuir a la consecución de la Meta 8.5 de los ODS en la cual se plantea
    sic. Fuente: ONU Mujeres LAC        

Desde las Intenciones a las Herramientas ...
Procuramos operar con la impronta local y articular los cambios acorde al contexto mundial.

La "visión 2030" impone un enfoque preventivo sobre los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, y nos interpela ser eficientes para lograrlos en los próximos 12 años. Si bien nos proponemos instrumentar las metas del ODS Nº 5 -Igualdad de Género- queremos consensuar la interpretación ecosistémica y compleja sobre el tema, que tratan los 12 ODS (de los 17).

Aplicándola en la campaña, adherimos al Día de la Mujer 2017, con la idea de aunar a entidades dedicadas a la mujer de Argentina y Uruguay para tender, desde el Río de la Plata, un puente hacia la región. También, con el plan de recopilar las acciones y recursos que encontráramos hasta el Día de la Mujer Emprendedora.

      Los 6 desafíos iniciales:

  • Atender la Igualdad de Género -del ODS 5- y articular la visión compleja y ecosistémica de los otros 12 ODS (de 17 totales) que enfocan el tema.

  • Evaluar las prioridades  en las 169 metas que fijan las directrices de la acción mundial de los próximos años.

  • Contribuir con el empoderamiento económico de las mujeres, por los efectos multiplicadores en la familia, comunidad, país, planeta ...

  • Facilitar el enfoque preventivo desde la pubertad que investigamos desde 2013 al innovar el concepto ENAS
    -Efecto Niña Adolescente Sustentable-.

  • Elaborar las demandas de la naturaleza con derivados de dignidad y autoestima ...

De qué hablamos, al hablar de ... Empoderamiento de la Mujer y Empoderamiento Económico

Como parte de su mandato, el PNUD promueve la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres como una condición para el desarrollo sostenible, la construcción de una paz duradera y la gobernabilidad democrática incluyente. Adicionalmente, asume que la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres es un catalizador definitivo para el logro de todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para PNUD, la igualdad de género se traduce en aspectos como reconocer y potenciar el rol de las mujeres y niñas como agentes de cambio en la promoción de un crecimiento incluyente, justo, equitativo y sostenible; la participación paritaria de hombres y mujeres en procesos de gobernanza; fortalecer y garantizar su acceso a la justicia; así como hacer visible su rol central en la construcción de la paz, la prevención de los conflictos y la recuperación temprana. La Estrategia Global de Igualdad de Género 2014 – 2017 es el documento que orienta a las oficinas de PNUD en el mundo en la incorporación de la perspectiva de género en todas sus áreas de trabajo.
PNUD es miembro permanente de la Mesa de Género de la Cooperación Internacional y del Grupo Interagencial de Género del Sistema de Naciones Unidas en Colombia, mecanismos a través de los cuales apoya el diseño e implementación de iniciativas para promover el disfrute de derechos y el ejercicio pleno de la ciudadanía de las mujeres; así como su participación activa en la construcción de la paz.

* * * Hechos y cifras: Empoderamiento Económico
Beneficios. Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. Según estudios efectuados en países de la OCDE y en algunos países no miembros, el aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo —o una reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral— produce un crecimiento económico más rápido [1].
Datos empíricos procedentes de diversos países muestran que incrementar la proporción de los ingresos del hogar controlados por las mujeres, procedentes de lo que ganan ellas mismas o de transferencias de dinero, modifica los patrones de gasto en formas que benefician a hijas e hijos [2].
El aumento de la educación de las mujeres y las niñas contribuye a un mayor crecimiento económico. Un mayor nivel educativo da cuenta de aproximadamente el 50 por ciento del crecimiento económico en los países de la OCDE durante los últimos 50 años [3], de lo cual más de la mitad se debe a que las niñas tuvieron acceso a niveles superiores de educación y al logro de una mayor igualdad en la cantidad de años de formación entre hombres y mujeres [4]. No obstante, para la mayoría de las mujeres, los logros sustanciales en educación no se tradujeron en la obtención de mejores resultados en el mercado laboral [5].
Un estudio que empleó datos de 219 países obtenidos entre 1970 y 2009 encontró que, por cada año adicional de formación para las mujeres en edad reproductiva, la mortalidad infantil disminuyó en un 9,5 por ciento [6].
Las mujeres tienden a tener menor acceso a las instituciones financieras y mecanismos de ahorro formales. Mientras el 55 por ciento de los hombres informa tener una cuenta en una institución financiera formal, esa proporción es de sólo el 47 por ciento en el caso de las mujeres en todo el mundo. Esta disparidad es mayor en las economías de ingresos medios bajos, así como en Asia meridional y en Oriente Medio y África del Norte [7].
El mundo laboral
Sigue siendo desigual la participación de las mujeres en el mercado de trabajo con respecto a la de los hombres. En 2013, la relación entre hombres con empleo y población se ubicó en un 72,2 por ciento, mientras que esa relación entre las mujeres fue del 47,1 por ciento [8].
En todo el mundo, las mujeres ganan menos que los hombres. En la mayoría de los países, las mujeres en promedio ganan sólo entre el 60 y el 75 por ciento del salario de los hombres [9]. Los factores coadyuvantes incluyen el hecho de que es más probable que las mujeres se desempeñen como trabajadoras asalariadas y en trabajos familiares no remunerados; tienen más probabilidades de dedicarse a actividades de baja productividad y a trabajar en el sector informal y con menores probabilidades de movilidad al sector formal que los hombres; [10] la noción que prevalece sobre la dependencia económica de las mujeres; y la probabilidad de que se desenvuelvan en sectores no organizados y sin representación sindical [11].
Se estima que en todo el mundo las mujeres podrían aumentar sus ingresos hasta en un 76 por ciento si se superara la brecha en la participación en el empleo y la brecha salarial entre mujeres y hombres. Se calcula que esto tiene un valor global de 17 billones de dólares estadounidenses [12].
Las mujeres tienen una responsabilidad desproporcionada con respecto al trabajo no remunerado de cuidados que prestan a otras personas. Las mujeres dedican entre 1 y 3 horas más que los hombres a las labores domésticas; entre 2 y 10 veces más de tiempo diario a la prestación de cuidados (a los hijos e hijas, personas mayores y enfermas), y entre 1 y 4 horas diarias menos a actividades de mercado [13]. En la Unión Europea por ejemplo, el 25 por ciento de las mujeres informa que las responsabilidades de cuidados y otras tareas de índole familiar y personal son la razón de su ausencia en la fuerza de trabajo, en comparación con el tres por ciento de los hombres [14]. Esto tiene un efecto adverso directo en la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo.
Las desigualdades de género en el uso del tiempo son todavía altas y persistentes en todos los países. Al combinar el trabajo remunerado y el no remunerado, las mujeres de los países en desarrollo trabajan más que los hombres, destinando menos tiempo a la educación, el ocio, la participación política y el cuidado propio [15]. Pese a algunas mejoras logradas durante los últimos 50 años, prácticamente en todos los países los hombres destinan por día más tiempo al ocio, mientras que las mujeres dedican más tiempo a realizar tareas domésticas no remuneradas [16].
Para las mujeres, las probabilidades de trabajar en el sector del empleo informal son más altas que las de los hombres [17]. En Asia meridional, más del 80 por ciento de las mujeres en empleos no agrícolas se desempeña en el sector informal, en el África subsahariana, el 74 por ciento, y en América Latina y el Caribe, el 54 por ciento [18]. En las zonas rurales, muchas mujeres obtienen su sustento de la actividad agrícola de pequeña escala, casi siempre de manera informal y a menudo sin remuneración [19].
Son más las mujeres que los hombres con empleos vulnerables, de baja remuneración o subvalorados [20]. Hasta 2013, el 49,1 por ciento de las mujeres trabajadoras del mundo se encontraba en situación de empleo vulnerable, a menudo sin protección de las leyes laborales, frente al 46,9 por ciento de los hombres. Las mujeres tenían muchas más probabilidades que los hombres de desempeñarse en empleos vulnerables en Asia oriental (50,3 por ciento frente al 42,3 por ciento de los hombres), sudeste asiático y el Pacífico (63,1 por ciento frente al 56 por ciento), Asia meridional (80,9 por ciento frente al 74,4 por ciento), Norte de África (54,7 por ciento frente al 30,2 por ciento), Oriente Medio (33,2 por ciento frente al 23,7 por ciento) y África subsahariana (casi 85,5 por ciento frente al 70,5 por ciento) [21].
Las diferencias de género en la legislación afectan tanto a las economías en desarrollo como a las desarrolladas, y a las mujeres de todas las regiones. Casi el 90 por ciento de las 143 economías estudiadas registra al menos una diferencia legislativa que restringe las oportunidades económicas para las mujeres [22]. Entre ellas, 79 economías poseen leyes que limitan el tipo de empleo que las mujeres pueden ejercer [23]. Asimismo, los esposos pueden oponerse a que sus esposas trabajen e impedirles que acepten un empleo en 15 economías [24].
El empoderamiento económico de la mujer es un buen negocio. Las empresas se benefician enormemente al aumentar las oportunidades en cargos de liderazgo para las mujeres, algo que ha demostrado aumentar la eficacia organizacional. Se estima que las compañías donde tres o más mujeres ejercen funciones ejecutivas superiores registran un desempeño más alto en todos los aspectos de la eficacia organizacional [25].
El origen étnico y el género interactúan para crear brechas salariales especialmente amplias en el caso de las mujeres pertenecientes a algún tipo de minoría. En 2013, en los Estados Unidos por ejemplo, “las mujeres de todos los grupos raciales y étnicos más numerosos ganan menos que los hombres del mismo grupo y además ganan menos que los hombres blancos. El ingreso semanal promedio de las mujeres hispanas era de 541 dólares estadounidenses por un trabajo a tiempo completo, sólo el 61,2 por ciento del ingreso semanal promedio de los hombres blancos, aunque el 91,1 por ciento del ingreso semanal promedio de los hombres hispanos (ya que los salarios que estos últimos perciben son también bajos). El ingreso semanal promedio de las mujeres de ascendencia africana era de 606 dólares estadounidenses, lo que equivale apenas al 68,6 por ciento del ingreso de los hombres blancos, o al 91,3 por ciento del ingreso semanal promedio de los hombres de ascendencia africana, que también es bastante bajo. Los ingresos obtenidos en una semana de trabajo a tiempo completo ubican a las mujeres hispanas en un escalón inferior y a las hombres hispanos y las mujeres de ascendencia africana no muy por encima del ingreso exigido para recibir cupones de alimentos, el cual es de 588,75 dólares estadounidenses para una familia de cuatro personas” [26].
Fundamentales para la agricultura
Las mujeres representan en promedio el 43 por ciento de la fuerza de trabajo agrícola en los países en desarrollo. Esto varía considerablemente según la región, desde un 20 por ciento o menos en América Latina a un 50 por ciento o más en algunas partes de Asia y África [27]. Pese a las variaciones regionales y subregionales, las mujeres realizan un aporte fundamental a la agricultura en todo el mundo en desarrollo.
Las mujeres agricultoras controlan menos tierras que los hombres y además tienen un acceso limitado a los insumos, las semillas, el crédito y los servicios de extensión [28]. Menos del 20 por ciento de quienes poseen tierras son mujeres [29]. Las diferencias de género en el acceso a la tierra y el crédito afectan la capacidad relativa de las agricultoras y agricultores y de las empresarias y empresarios para invertir, funcionar a escala adecuada y beneficiarse de nuevas oportunidades económicas [30].
Las mujeres tienen a su cargo la preparación de los alimentos del hogar en el 85-90 por ciento de los casos estudiados en una amplia variedad de países [31].
Economía verde y desarrollo sostenible
Entre 1990 y 2010, más de 2.000 millones de personas han podido acceder al agua potable, aunque 748 millones de personas todavía carecen de ella [32].
Las mujeres, en especial aquéllas en situación de pobreza, parecen ser más vulnerables a los desastres naturales. Un estudio reciente efectuado sobre 141 países encontró que son más las mujeres que los hombres que mueren a causa de riesgos naturales. Cuando la situación socioeconómica de las mujeres es alta, la cantidad de muertes de mujeres y hombres es prácticamente igual durante y después de los desastres naturales, mientras que son más las mujeres que los hombres que mueren (o que mueren más jóvenes) cuando la situación socioeconómica de las mujeres es inferior. Las mujeres, las niñas y niños tienen más probabilidades de morir durante los desastres que los hombres [33].
Las mujeres y las niñas y niños sufren los principales efectos negativos de la recolección y transporte de combustible y agua, al tiempo que las mujeres de numerosos países en desarrollo dedican entre 1 y 4 horas diarias a la recolección de biomasa para combustible [34]. Un estudio sobre pobreza de tiempo y agua en 25 países del África subsahariana estimó que las mujeres destinan al menos 16 millones de horas diarias a la recolección de agua potable; los hombres dedican 6 millones de horas; y las niñas y niños, 4 millones de horas [35]. Las brechas de género en las labores domésticas y familiares, incluido el tiempo destinado a obtener agua y combustible y a procesar los alimentos, se intensifican en contextos de crisis económica, degradación medioambiental, desastres naturales y de infraestructura y servicios inadecuados [36].

Notas:
[1] Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Gender Equality in Education, Employment and Entrepreneurship: Final Report to the MCM 2012. http://www.oecd.org/employment/50423364.pdf. p. 17. Véase también, Klasen, S. y Lamanna, F. (2009), “The impact of gender inequality in education and employment on economic growth: New evidence for a panel of countries”, Feminist Economics, 15: 3, pp. 91-132 (según lo extraído de ONU Mujeres, El Progreso de las Mujeres en el Mundo, Capítulo 4, p.8, de próxima aparición).
[2] El Banco Mundial, 2012, Informe sobre el Desarrollo Mundial: Igualdad de Género y Desarrollo, p. 5.
[3] OCDE, Gender Equality in Education, Employment and Entrepreneurship: Final Report to the MCM 2012. http://www.oecd.org/employment/50423364.pdf p. 3.
[4] OECD, Gender Equality in Education, Employment and Entrepreneurship: Final Report to the MCM 2012. http://www.oecd.org/employment/50423364.pdf. p. 19.
[5] ONU Mujeres, El Progreso de las Mujeres en el Mundo. Capítulo 2, p.1, de próxima aparición en abril de 2015.
[6] E. Gakidou, et al., 2010, “Increased Educational Attainment and its Effect on Child Mortality in 175 Countries between 1970 and 2009: A Systematic Analysis”, The Lancet, 376(9745), p. 969.
[7] World Bank Findex, Financial Inclusion Data. http://datatopics.worldbank.org/financialinclusion/topic/gender
[8] Organización Internacional del Trabajo (2014). Tendencias Mundiales del Empleo 2014: ¿Hacia una recuperación sin creación de empleos? p. 19. Consultado aquí el 23 de enero de 2015: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/---publ/documents/publication/wcms_233953.pdf
[9] World Bank Gender Data Portal. http://datatopics.worldbank.org/gender/key%20gender%20employment%20indicators
[10] Banco Mundial, Informe sobre Desarrollo Mundial, 2012, p. 79. http://siteresources.worldbank.org/INTWDR2012/Resources/7778105-1299699968583/7786210-1315936222006/chapter-2.pdf
[11] Organización Internacional del Trabajo (2014). Tendencias Mundiales del Empleo 2014: ¿Hacia una recuperación sin creación de empleos? p. 45. http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/---publ/documents/publication/wcms_233953.pdf
[12] Actionaid, 2015, “Close the Gap! The cost of inequality in women’s work”, p. 9. http://www.actionaid.org.uk/sites/default/files/publications/womens_rights_on-line_version_2.1.pdf
[13] Informe sobre Desarrollo Humano, 2012, p. 80.
[14] EuroStat. 2014 (según lo consultado en ONU Mujeres, de próxima aparición en abril de 2015, “El Progreso de las Mujeres en el Mundo 2014 Capítulo 2 p. 22.)
[15] Íbid. Véase también el informe sobre Unpaid Care Work del Relator especial de las Naciones Unidas sobre la Pobreza Extrema.
[16] OECD Gender Data. http://www.oecd.org/gender/data/balancingpaidworkunpaidworkandleisure.htm
[17] ONU Mujeres, El Progreso de las Mujeres en el Mundo, capítulo 2, p.1, de próxima aparición en abril de 2015.
[18] Ibíd. capítulo 2, p.43 (fuente original: Table 1 in Vanek et al. (2014))
[19] Fontana & Paciello, 2010. Otras formas de empleo no agrícola, por ejemplo en las actividades comerciales o pequeños negocios, conforman apenas una pequeña fracción del empleo total en las zonas rurales (según lo consultado en ONU Mujeres, El Progreso de las Mujeres en el Mundo, capítulo 2, p. 43, de próxima aparición).
[20] OIT, Global Employment Trends for Women, 2012, p. 8 y 22. http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/documents/publication/wcms_195447.pdf. Véase también, El Banco Mundial, Gender at Work: A Companion to the World Development Report on Jobs. http://www.worldbank.org/content/dam/Worldbank/document/Gender/GenderAtWork_web.pdf
[21] OIT, Tendencias Mundiales del Empleo 2014. Tabla A12, p. 99. http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/---publ/documents/publication/wcms_233953.pdf
[22] Banco Mundial, 2014. Women, Business and Law 2014: Removing Restrictions to Enhance Gender Equality. p. 8 http://wbl.worldbank.org/~/media/FPDKM/WBL/Documents/Reports/2014/Women-Business-and-the-Law-2014-Key-Findings.pdf
[23] ibíd. p. 8
[24] ibíd. p. 8
[25] McKinsey & Company. Women Matter 2014. p. 6
[26] U.S. Bureau of Labor Statistics, Median usual weekly earnings of full-time wage and salary workers by selected characteristics, annual averages http://www.bls.gov/news.release/wkyeng.t07.htm según lo consultado en “The Gender Wage Gap: 2013; Differences by Race and Ethnicity, No Growth in Real Wages for Women”, por Ariane Hegewisch, Claudia Williams, Heidi Hartmann, Ph.D., Stephanie Keller Hudiburg (marzo de 2014). Fact Sheet, p. 2. http://www.iwpr.org/publications/pubs/the-gender-wage-gap-2013-differences-by-race-and-ethnicity-no-growth-in-real-wages-for-women
[27] FAO, 2014 State of Food and Agriculture. http://www.fao.org/3/a-i4040e.pdf . p. 35.
[28] Organización para la Alimentación y la Agricultura, The State of Food and Agriculture 2011: Women and Agriculture, Closing the Gender Gap for Development. Obsérvese que si bien los datos mundiales son limitados, existe información empírica que respalda estas enunciaciones.
[29] ibíd.
[30]Banco Mundial, Informe sobre Desarrollo Mundial, 2012, p. 3.
https://siteresources.worldbank.org/INTWDR2012/Resources/7778105-1299699968583/7786210-1315936222006/Complete-Report.pdf
[31] Organización Mundial de la Salud y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, 2014, “Update: Progress on Sanitation and Drinking Water“, p. 8–9. http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789241563956_eng_full_text.pdf?ua=1
[32] Organización Mundial de la Salud y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, 2014, “Update: Progress on Sanitation and Drinking Water“, p. 8–9. http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789241563956_eng_full_text.pdf?ua=1
[33] Neumeyer, E y T. Plumper (2007) “The Gendered Nature of Natural Disasters: The Impact of Catastrophic Events on the Gender Gap in Life Expectancy, 1981–2002”, Annals of the Association of American Geographers, 97(3): 551 http://www.lse.ac.uk/geographyAndEnvironment/whosWho/profiles/neumayer/pdf/Article%20in%20Annals%20%28natural%20disasters%29.pdf. Véase también, World Health Organization, “Gender, Climate Change, and Health” (Geneva, 2011); Gender equality and the empowerment of women in natural disasters Report of the Secretary-General (E/CN.6/2014/13) p. 3. http://www.who.int/globalchange/GenderClimateChangeHealthfinal.pdf
[34] Banco Mundial, Household Cookstoves, Environment, Health and Climate Change (Washington, D.C., 2011).
[35] Organización Mundial de la Salud y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Progress on Drinking Water and Sanitation: 2012 Update, (Ginebra, 2012).
[36] Publicación de las Naciones Unidas, 2010. The World’s Women 2010: Trends and Statistics.

sic Fuente: ONU Mujeres

De qué hablamos, al hablar de ...

La IGUALDAD DE GÉNERO, parte del postulado de que todos los seres humanos, tanto hombres como mujeres, tenemos la libertad para desarrollar nuestras habilidades personales y para hacer elecciones sin estar limitad*s por estereotipos, roles de género rígidos, o prejuicios. La igualdad de género implica que se han considerado los comportamientos, aspiraciones y necesidades específicas de las mujeres y de los hombres, y que éstas han sido valoradas y favorecidas de la misma manera. No significa que hombres y mujeres tengan que convertirse en lo mismo, sino que sus derechos, responsabilidades y oportunidades no dependan de su sexo" .

LA EQUIDAD DE GÉNERO, implica una distribución justa de los beneficios, el poder, los recursos y las responsabilidades entre las mujeres y los hombres. El concepto reconoce que entre hombres y mujeres hay diferencias en cuanto a las necesidades prácticas y estratégicas y que estas diferencias deben abordarse con el fin de corregir desequilibrios entre hombres y mujeres. La equidad es el medio para lograr la igualdad de género.

«La DEMOCRACIA DE GÉNERO propone la construcción de otro tipo de relaciones democráticas y otro modelo democrático que incluya no solamente a las mujeres, sino que, más complejo aún, se rnodifique el posicionamiento de los hombres y se establezcan relaciones democráticas entre los géneros». LAGARDE, Marcela. Claves feministas para liderazgos entroñables. Ed. Horas y horas, Madrid 2005.

La BRECHA DE GÉNERO es la diferencia, que se puede observar (y muchas veces también medir), entre las mujeres y los hombres respecto de algunos indicadores socio-económicos importantes. Por ejernplo: la brecha salarial es el resultado de la discriminación en cuanto a la remuneración percibida por el trabajo realizado por mujeres y hombres. ANTOLiN, Luisa. lnforme La mujer, fctor clave para el desarrollo,2006

EMPODERAMIENTO DE LAS MUJERES. Término acuñado en Beijing para referirse al «aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder, así como la toma de conciencia del poder que individual y colectivamente ostentan las mujeres y que tiene que ver con la recuperación de la propia dignidad de las mujeres, y el fortalecimiento de sus propias potencialidades y capacidades». www.mujeresenred.net

NECESIDADES PRÁCTICAS. Hacen referencia a las condiciones de vida de las personas. Son claramente identificables y se puede responder a ellas a carto plazo. Varían según las personas y el contexto. Están directamente relacionadas con el acceso a los recursos. SON las necesidades básicas cotidianas (alimentos, vivienda, salud, ingresos, etc.)
* NOS SIRVEN para mejorar la calidad de vida de las mujeres, pero no necesariamente contribuye a reducir las desigualdades. No cambian los roles de género. Una condición necesarla para satisfacer intereses estratégicos.
Cuando se trabaja sobre estas suele hablarse de personas beneficiarias.
* ACCIONES CONCRETAS. Aumento de cualificación profesional, creación de centros de salud, atención a la infancia, etc.

INTERESES O NECESIDADES ESTRATÉGICAS. Se refieren a la posición que ocupan las mujeres y los hombres en las jerarquías sociales. Es complejo identificarlas y sus resultados solo se ven a largo plazo. Son comunes a un grupo o comunidad. No solo se refieren al acceso, si no al control de los recursos y sus beneficios.
Son necesidades surgidas de las posiciones de subordinación social, su objetivo es la transformación social (distribución equitativa de las responsabilidades familiares, autonomía e independencia económica, incremento de las oportunidades de educación y formación, acceso equitativo a puestos de representación, de toma de decisiones y de gobierno, etc.)
* NOS SIRVEN para transformar las relaciones de desigualdad y las estructuras que subordinan a las mujeres. Generar el empoderamiento de las mujeres, promover su participación en la toma de decisiones transformándolas en agentes activos de sus proyectos de vida. Facilita relaciones más equilibradas entre hombres y mujeres. Promueve la participación de hombres en ámbitos o aspectos tradicionalmente femeninos como los cuidados o la expresión de los sentimientos. Para garantizar la igualdad y un desarrollo equitativo y sostenible
* ACCIONES CONCRETAS. Concienciación, talleres de empoderamiento, autoestima, liderazgo, redes de apoyo, cambios legislativos, incidencia política, acciones positivas, etc.

Fuente: extracto del artículo "lmportancia e implicaciones de la transversalización del Enfoque de Género", de Ángela María Díaz Pérez -Antropóloga, Especialista en Cooperación Internacional de Desarrollo. Doctora en Género y Políticas de Igualdad. Docente e Investigadora de la UNAB (documento completo aquí)

¡Viva la diferencia! … y el complemento también” de Pilar Sordo

Pilar Sordo escuchó en su consultorio psicológico, que muchas mujeres que se quejaban sobre su infelicidad y, peor aún, que esta infelicidad se debía a factores externos, es decir, lo que los demás piensen, hagan, sientan o digan determinará nuestra felicidad. Mientras que en los hombres, su felicidad dependerá de sus logros, metas y obstáculos. Acá surge entonces la primera y gran diferencia entre los sexos, con la que inicia la investigación de lo femenino y masculino en la sociedad chilena actual.

Nota personal. En las charlas y conferencias que da por el mundo, despliega la cuota justa de histrionismo y reflexión; son varios los videos que las han registrado, aquí hemos elegido uno de los últimos, que aconsejamos ver y disfrutar en pareja ... Si le digo que dura 1 hora 48 minutos, tal vez se asuste, pero haga la prueba y siéntese a verlo, después me cuenta.  video!

El libro. Con el contenido de la investigación publicó un libro que contiene dos partes: Opuestos complementarios y Desequilibrio y armonía. La primera parte nace a modo de introducción en una consulta con hombres y mujeres de todas las edades donde se les pedía buscar diferentes asociaciones para las palabras “óvulo” y “espermio”, para la primera se asociaron palabras como: espera, acoge, dolor, retiene, amor y lento, mientras que para “espermio” las palabras más frecuentes fueron: rapidez, soltar, competencia, meta y logros. Acá se aprecia cómo la sociedad relaciona estos conceptos que están fuertemente asociados al género respectivo, al hablar de óvulo una de las palabras recurrentes fue “dolor”, por lo que la repercusión más importantes de esta asociación fue que culturalmente lo femenino se enlaza al sufrimiento lo que implica una disminución en que se valoren los aportes femeninos en la sociedad. Las primeras asociaciones fueron las palabras “retener” y “soltar”. Dentro de lo masculino es muy natural el hecho de desprenderse de los procesos sin grandes dificultades, no así en las mujeres donde no sólo se asocia a un concepto biológico, si no que va mucho más allá como el simple hecho de que siempre estemos guardando cosas “por si acaso”, pero esto nos afecta negativamente ya que nos adherimos a conflictos y angustias aún cuando éstas situaciones ya se hayan solucionado. En el caso de los hombres un conflicto solucionado será un conflicto olvidado. Esto se manifiesta con la capacidad de retener, en las mujeres, y de soltar, en los hombres, explicando una fuerte relación entre los hechos biológicos y sicológicos de cada género.
El motor que mueve a las mujeres está principalmente determinado por su vida afectiva, una mujer estará mejor si todos quienes las rodeen estén bien con ella, en cambio en los hombres se encuentra bien a medida que logra sus objetivos y metas. Por otra parte, surge otra divergencia y que define gran parte de los conflictos entre hombres y mujeres: lo femenino valora más el proceso y lo masculino los objetivos. Cuando surgen peleas es común que las mujeres, aún solucionado el conflicto, sigan enojadas o tristes, mientras que los hombres, y como se mencionó anteriormente, un conflicto que ya se solucionó será olvidado.
Capacidades neurológicas. Lo masculino será mono focal, es decir, los hombres tienen una capacidad de concentrarse con mayor facilidad en una sola cosa. Las mujeres, por otro lado, tenemos una capacidad multifocal, que es lo que se entiende como que las mujeres podamos hacer “más de una cosa a la vez” lo que no necesariamente es una ventaja ya que muchas veces esto causa gran agotamiento o que no se esté completamente concentrada en lo que se esté haciendo. Esto último se vincula también a lo difícil que es en una mujer “soltar” ya que al estar concentrada en varias cosas a la vez le dificulta en discriminar y discernir qué debe dejar de hacer y qué continuar.
Lo femenino y masculino también discierne en sus respectivas capacidades para externalizar su felicidad. El hombre tiene tendencia a internalizar la felicidad y sus logros, es decir, la causa de infelicidad masculina se debe a la presencia de obstáculos que encuentra para llegar a su objetivo. Mientras, que como se postuló anteriormente, las mujeres responsabilizan a otras personas sobre sus felicidades e infelicidades, esto refleja la causalidad externalista en las mujeres.

El siguiente capítulo se denomina: El privilegio de ver masculino, el privilegio de sentir femenino. En el taller, instaurado por la autora a método de investigación, surgió una inquietud hacia las adolescentes: ¿Cómo creen ustedes que se van a dar cuenta que están enamoradas? A interrogante la respuesta fue siempre la misma: “lo vamos a sentir”. La misma respuesta fue dada por las mujeres adultas.
Este proceso fue estudiado biológicamente y alude principalmente al hecho que las mujeres no tenemos acceso visual a nuestra genitalidad o funcionamientos corporales: cuando una mujer orina, da pecho e incluso la excitación sexual son procesos que sólo podemos sentir. No así en los hombres, que por el contrario, sí tienen visualización de su genitalidad y por lo mismo tienen mayor capacidad visual. Esta podría ser una explicación del por qué la pornografía es mayoritariamente masculina y es porque las imágenes atraen principalmente a los hombres.
Los cuentos de hadas han proporcionado una gran influencia en nuestras conductas sicológicas a lo largo del tiempo. En cuentos como “Blanca nieves” y “La Bella durmiente”, las protagonistas esperan a que un hombre, en este caso príncipe, las saque de su estado de infelicidad ya que se encuentran en un estado de “casi-muerte” debido a su ausencia. Esto nos quiere decir que los hombres “nos dan la vida que no tenemos” y nos recalca que la infelicidad se debe, nuevamente, a que nuestra felicidad se determinará por factores anexos a nosotras mismas. Pero no sólo eso, se demuestra a las mujeres como seres envidiosos y vengativos ya que en todos estos casos son las madrastras, hermanastras, brujas y hadas malas las causantes de esta infelicidad que además se deben a la falta de padre o príncipe.
Esto nos hace ver, tanto a hombres como mujeres, que el príncipe está obligado a cumplir con ciertos requisitos: posición social, estabilidad económica, gentileza, ternura, belleza y una lista más larga. Por lo que nostras como mujeres nos crearemos un estereotipo de hombre ideal basado en el “Príncipe azul” y los hombres también querrán cubrir nuestras expectativas.
De este tema surge otro, el Pensamiento mágico y el pensamiento real. El pensamiento mágico podría ser la causa de la infelicidad femenina debido a las altas expectativas que tenemos hacia las cosas que en el caso de no cumplirse generará gran frustración. Estos dos tipos de pensamientos condicionan sólo a las mujeres ya que en los hombres hay sólo una estructura lo que aparentemente demuestra una mayor capacidad de disfrutar lo cotidiano ya que su pensamiento está determinado sólo por lo real y concreto.
Y acá se encuentra la explicación del por qué las mujeres nos quejamos tanto y es consecuencia del pensamiento mágico. Cuando nos quejamos lo hacemos porque la vida no es como yo quería que fuera, quienes nos rodean no son como yo esperaba que fueran o aún peor: el hombre que tengo a mi lado no es el “príncipe azul” que yo esperaba tener. Esto nos impide ser felices en toda su plenitud ya que es muy improbable que los hombres jamás cumplan con nuestras expectativas de hombre ideal y que si no somos capaces de apreciarlos tal cual son nunca estaremos satisfechas.
sic Fuente: Adaptación Libro Ed. Planeta

 

Por Beatriz Nofal.
Se lanzó el "Women 20" (W20) o "Mujeres 20" en Argentina, el 11 de diciembre de 2017, como la agenda de crecimiento inclusivo y el desarrollo equitativo del G20. La diputada nacional por Cambiemos Susana Balbo y la empresaria Andrea Grobocopatel asumieron la presidencia del "W20" y presentaron la estructura de trabajo para 2018. Este grupo de afinidad es uno de los siete que atravesarán todo el foro. Este lanzamiento tiene una singular importancia para el programa de crecimiento inclusivo del G20, en el cual la agenda de empoderamiento económico de la mujer es un pilar central. Esta agenda también será clave en 2018, bajo la presidencia de Argentina del G20, a fin de construir consensos para un desarrollo equitativo y sostenible, tal como lo indica el lema anunciado por el presidente Mauricio Macri para orientar la labor del año próximo.

El empoderamiento económico de la mujer es un factor determinante para estimular el crecimiento inclusivo y sustentable, como lo es también para un desarrollo equitativo. En los países emergentes no habrá una reducción significativa de la pobreza sin un progreso real, más acelerado, en el empoderamiento económico de la mujer y en la reducción de la brecha de su participación en el mercado laboral.
La inclusión laboral, financiera, y digital de la mujer, así como la igualdad de género, serán temas centrales de la labor del W20 en 2018, durante la presidencia de Argentina de G20. La labor del W20 en 2018 será liderada por Susana Balbo como "chair" y Andrea Grobocopatel como "co-chair". La inclusión laboral, financiera, y digital de la mujer, así como la igualdad de género, serán temas centrales de la labor del W20 en 2018, continuando la excelente labor realizada por G20 y W20 en 2017 bajo la presidencia de Alemania, y la labor que W20 viene realizando desde 2015 cuando fue constituido durante la presidencia de Turquía y continuado en 2016 bajo la de China.
El nuevo liderazgo del W20 de Argentina planea asimismo incorporar como eje de análisis la inclusión y el desarrollo de la mujer rural, dada la importancia del sector agroalimentario en nuestro desarrollo, en el de la región de América Latina, como también en la trayectoria futura del desarrollo económico de otras economías emergentes, como las de África e India.

La labor del G20 convoca no solo a los gobiernos de los países que lo integran, apoyados técnicamente por los organismos internacionales (FMI, BM, OCDE, ONU, OIT), sino también a diferentes actores, representantes y organizaciones de la sociedad civil. Estos son los llamados "engagement groups" o "grupos de afinidad" e incluyen mujeres (W20), empresas (B20), trabajadores (L20), investigadores (T20), científicos (S20), jóvenes (Y20) y organizaciones no gubernamentales (C20).
El G20 tiene así estructurado el diálogo con estos grupos de afinidad de la sociedad civil. Dada la complejidad de los desafíos actuales en el mundo, la visión compartida subyacente es que la resolución de los desafíos nos involucra a todos: es decir, se requiere de una "poli-gobernanza".
Una de las metas cuantitativas del G20 es el compromiso de reducir un 25% de la brecha de participación de la mujer en el mercado laboral para 2025. El G20 se ha dado solo dos metas cuantitativas. Una de ellas es el compromiso de reducir un 25% de la brecha de participación de la mujer en el mercado laboral para 2025. Si bien hay progresos en este sentido, los avances se están dando "despacito", como dice la canción, y por ello se necesitan iniciativas adicionales para asegurar el cumplimento de dicha meta.

Durante el primer semestre de 2017, bajo la presidencia de Alemania, desempeñándome entonces como sherpa de Argentina para G20 y con la responsabilidad de continuar esta agenda en la presidencia de Argentina en 2018, acordamos tres iniciativas claves para avanzar, las que fueron finalmente decididas y comunicadas por los líderes de G20 en la Cumbre de Hamburgo en julio de 2017.
- 1. La primera iniciativa es la creación del Fondo de Mujeres Emprendedoras de los países Emergentes, o iniciativa "We-Fi", hospedada por el Banco Mundial, y que se canalizará asimismo a través de los Bancos Regionales de Desarrollo. Esta iniciativa es un hito fundamental a nivel global para la inclusión financiera de la mujer, incrementando el acceso al crédito y al capital para las mujeres emprendedoras y aquellas que lideran empresas pymes en los países emergentes. La iniciativa también contempla complementariamente la construcción de habilidades de la mujer empresaria y la capacitación de la mujer emprendedora. El Fondo "We-Fi" se lanzó por el Banco Mundial en octubre 2017 en Washington DC, y a la fecha llevaba integrado un capital de alrededor de USD 400 millones, aspirando a integrar un capital total de USD 1 billón. Ya hay un primer llamado a propuestas para que los Bancos Regionales de Desarrollo presenten sus planes y propuestas para desembolsar estos fondos, en alianza con otras instituciones financieras, educativas, y organizaciones de la sociedad civil de los países emergentes.
- 2. Una segunda iniciativa importante fue relativa a la inclusión digital a fin de reducir la brecha digital de género, acordándose el lanzamiento de una plataforma orientada a la capacitación y el desarrollo de habilidades digitales de niñas y adolescentes ("e-skills for girls"), con foco en países emergentes. Estas habilidades digitales son fundamentales para la inclusión laboral y la movilidad social en un mundo de rápido cambio tecnológico. Es de esperar que otras iniciativas similares o relacionadas puedan ser acordadas durante la presidencia Argentina de G20 ya que la primera prioridad que anunció el presidente Macri es la relativa al futuro del trabajo.
- 3. Una tercera iniciativa consensuada es la creación de un Grupo de Mujeres Líderes de Empresas de los países miembros de G20, el denominado "Women Business Council Taskforce", quienes se reunirán solo en 2018 a fin de proponer a los gobiernos cómo avanzar más rápida y efectivamente en la inclusión de la mujer en el mercado laboral y en su empoderamiento económico. Este grupo debe elevar sus recomendaciones directamente a los presidentes y jefes de Estado del G20 durante la Cumbre a realizarse en Buenos Aires el 30 de noviembre y 1 de diciembre de 2018. Está pendiente el lanzamiento e integración de este grupo, el "Women Business Council Taskforce".

La labor del W20 en 2018, que comenzó el 11 de diciembre de 2017, convocará a organizaciones de mujeres de la sociedad civil y organizaciones de mujeres emprendedoras de los países miembros de G20, y de los países invitados, Chile y Países Bajos. La tarea culminará en una Reunión Cumbre, que tendrá lugar del 1º al 3 de octubre de 2018 en Buenos Aires, la que además probablemente reúna a mujeres destacadas del ámbito económico, político y cultural internacional y nacional. Sin duda, esta es una gran oportunidad y una gran responsabilidad. Debemos aprovecharla y ampliar su alcance y participación para llegar con estos ejes de trabajo a mujeres de todo el país y de la región.
sic Adaptación de Infobae

- - - - -

La Agenda de Género atraviesa el G20 en 2018, 25 de Enero de 2018.
El presidente argentino reafirmó en el Foro Económico Mundial de Davos que la temática de la mujer cruzará todos los temas que trate el foro este año.

El Presidente de la Argentina, Mauricio Macri, afirmó hoy que el género estará presente en toda la agenda del G20 2018.
“Tendremos un enfoque transversal con respecto al género durante el G20”, dijo Macri en conferencia de prensa en el Foro Económico Mundial (WEF) que se celebra en la ciudad suiza de Davos. “Debemos seguir trabajando y la mejor manera es debatir y encontrar herramientas que nos ayuden a todos”, sostuvo.

En la intensa agenda sobre el G20 en el WEF, el enfoque de género tuvo un lugar predominante. El presidente trató el tema con varias líderes internacionales como Ángela Merkel, canciller alemana; Sheryl Sandberg, directora ejecutiva de Facebook; la reina Máxima de los Países Bajos, y con Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz, con quien se encontró esta mañana. Con Merkel hablaron sobre el Women 20, el Grupo de Afinidad vinculado al G20 que nuclea a organizaciones de mujeres, y sobre la importancia de que la agenda de trabajo propuesta durante la presidencia alemana del G20 en 2017 tenga continuidad. Con la reina Máxima de los Países Bajos coincidieron sobre la importancia de que el W20 tenga una presencia protagónica en todos los espacios de discusión y toma de decisiones.
En paralelo, la Primera Dama argentina Juliana Awada participó en varios de estos encuentros y destacó la importancia de que las mujeres tengan una presencia activa en todos los espacios. En el encuentro con Sandberg, de Facebook, invitó a la ejecutiva a participar del W20, “sumando su visión y experiencia en todo lo relacionado con la inclusión laboral, financiera y digital”. Awada también participó de un desayuno de trabajo dirigido a mujeres líderes de todo el mundo. El diálogo en la Casa Argentina fue liderado por Andrea Grobocopatel, copresidenta del W20, y participaron, entre otras, Alyse Nelson (Vital Voices), Julie Teigland (EY Alemania), Rebeca Grynspan (SEGIB), Margarita Dreyfus (Louis-Dreyfus), Pía Mancini (Democracy Earth), Angelica Huber-Strasser (KPMG) y Patricia Villela Marino (Humanitas 360).

El objetivo del encuentro fue abrir el diálogo internacional para potenciar el trabajo de la actual presidencia del W20, orientado a la elaboración de recomendaciones en políticas públicas que promuevan mejoras concretas en la autonomía económica de las mujeres. “Cuanto más discutamos juntas, más ideas van a surgir para empoderar a la mujer. Si las mujeres crecen, tendremos mejores empresas y mejores sociedades. El objetivo es lograr un cambio y no esperar más tiempo”, sostuvo Grobocopatel. La Primera Dama argentina coincidió. “Es importante que todas nos involucremos en el trabajo del Women 20 porque es una oportunidad de llevar a los líderes del G20 nuestra voz y generar avances en el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género”, sostuvo Awada.

El género en la Visión de la Presidencia Argentina del G20. La importancia de la mirada transversal de la perspectiva de género en toda la agenda del G20 ocupa un lugar destacado en el documento de la Visión de la Presidencia Argentina: “Sabemos que la única manera de alcanzar un verdadero desarrollo equitativo y sostenible es asegurando que tanto las mujeres como los hombres se beneficien por igual. Impulsaremos el empoderamiento de las mujeres, la eliminación de disparidades de género en el empleo, la ciencia, la tecnología y la educación, y la protección contra todas las formas de violencia basadas en género”. Más información sobre la Visión oficial.

Un 2030 justo para las personas que viven con discapacidad
19 ene 2017 por Lucy Richardson, Analista de Políticas, Grupo de la Agenda 2030, PNUD

En febrero de 2016 tuve el placer de tomar el podio para dar una presentación en la sesión plenaria de un foro de asuntos relacionados con la juventud. Tan solo 24 horas más tarde, apenas podía mantenerme en pie debido a un súbito e inusual dolor y a una debilidad en mi pierna derecha. Estos síntomas fueron empeorando en las siguientes semanas, tanto que solo meses después necesité muletas o un bastón para poder desplazarme. La ciudad en la que estaba acostumbrada a pasearme sin esfuerzo alguno de pronto se volvió intimidante y llena de dificultades. Empecé a notar cómo las personas me miraban mientras luchaba por coordinar mis pasos, y terminé por evitar cualquier lugar que tuviese escaleras o donde hubiese que caminar mucho. Sin preaviso, me vi en el mundo de la discapacidad.

... Se estima que el 15 % de la población mundial (mil millones de personas), vive con discapacidad; aunque no padezcas de una es probable que sí la tenga un amigo, familiar o colega. Hay una gran diversidad entre las personas con discapacidad según su edad, sexo, raza, clase u origen etnocultural. Sin embargo, hay ciertas personas que se ven más afectadas por la discapacidad que otras.

Entre ellas están las personas ancianas, porque a medida que envejecen son más susceptibles a la discapacidad. Los cambios demográficos en el mundo muestran que la población de edad más avanzada (de más de 60 años) podría alcanzar 1.400 millones de personas para 2030, así que podemos esperar ver un aumento del porcentaje de personas con discapacidad. En el otro extremo del espectro, se estima que hay hasta 150 millones de niños que viven con discapacidad, incluidos millones que no tienen acceso a la educación, en especial los que viven en países en desarrollo. Estos países tienen por cierto una cantidad desproporcionada de personas con discapacidad; alrededor del 80 por ciento de todas las personas con discapacidad viven en el Hemisferio Sur.

La pobreza y la discapacidad están íntimamente relacionadas ya que las personas pobres no pueden permitirse o no tienen acceso a una nutrición adecuada ni a servicios de salud, lo que aumenta el riesgo de padecer una discapacidad. Asimismo, puede que vivan en una comunidad sin programas de protección social que los ayude en sus tareas diarias, que su entorno urbano carezca de alojamiento adecuado, y además es muy probable que estén desempleadas.

Esto quiere decir que hay que hacer un esfuerzo conjunto para garantizar la inclusión de las personas con discapacidad en los esfuerzos actuales por transformar el mundo, en conformidad con la determinación de la Agenda 2030 de que ‘nadie quede atrás’.

Incluso antes de la adopción de la Agenda 2030, el mundo había comenzado a moverse en la dirección correcta en 2006 con la adopción de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD), (A/RES/61/106).

Además de estos compromisos, hay que llevar a cabo esfuerzos especiales para garantizar que se consulten a las personas con discapacidad en los debates preparatorios, que sean visibles en los idiomas específicos, que se les tenga en cuenta en el monitoreo y la recolección de datos, y que expresen sus opiniones en los análisis y los seguimientos. Las personas con discapacidad sin duda se beneficiarán de la implementación cabal de los ODS, aunque también tienen mucho que contribuir en tanto que participantes activos.

El PNUD forma parte de la Alianza de la ONU para Promover los Derechos de las Personas con Discapacidad (UNPRPD), que es un esfuerzo especial de colaboración que apoya el trabajo a nivel de país a fin de implementar la CRPD. Nuestras oficinas de país también han apoyado una serie de programas que se centran en las personas con discapacidad, incluidas las de Albania, Turquía, Camboya y Yemen.

Después de mi inesperada entrada en el mundo de la discapacidad, cuando pienso en los desafíos a los que se enfrentan otras personas con discapacidad, me considero afortunada, pues mi lugar de trabajo es inclusivo y accesible, y vivo en un país donde mis derechos están consagrados en la ley. Siento que no corro el riesgo de que se me deje atrás, y ahora estoy determinada a garantizar que tampoco ninguna otra persona con discapacidad quede atrás.