La Hora del Planeta y después ...        Editorial 25 de marzo de 2013

Hemos acompañado y celebramos esta iniciativa. Por defecto profesional o por causal resonancia con la editorial anterior, hemos creído que la AUSTERIDAD es un punto clave en el simbólico después, que expresamos en el título.
Nuestra intención es compartir algunas ideas fuerza que además de trascender los resultados, aporten a la coherencia de las acciones responsables y a la empatía de las instituciones en sus compromisos cotidianos.
Abrimos algunos enfoques particulares, luego del resumen de la propuesta oficial. 

  Sábado 23 de marzo de 2013
En la séptima edición La Hora del Planeta ha concretado su llamado a nivel mundial, impulsando la toma de conciencia ante el desafío que nos impone el Cambio Climático.  
Propone luchar ante el derroche irresponsable en el uso de la energía y el abuso de los recursos naturales del Planeta.
La iniciativa, proviene del Fondo Mundial para la Naturaleza WWF.
Es un evento anual, que se realiza cada cuarto sábado de marzo.

Participaron 7 mil ciudades de los 152 países del mundo.
Por el giro de oeste a este de la Tierra "Samoa fue el primer país que quedó a oscuras y detrás de él, Oceanía, Asia, Europa, África y América se fueron sucediendo, hasta finalizar ayer en las Islas Cook.

 

 La consigna

Apaga las luces
durante 1 hora

de 20.30 a 21:30 horas
el 4º sábado de cada año

Qué es

En la Argentina se sumaron 28 municipios de 13 provincias:
Ciudad Autónoma de Buenos Aires; General Alvarado, Olavarría, Tandil, Tigre, San Nicolás, La Plata y Chacabuco (Buenos Aires); Simoca y San Miguel de Tucumán (Tucumán); Malargüe, Godoy Cruz y Ciudad de Mendoza (Mendoza);
Rosario, Rafaela y Angélica (Santa Fe); Gualeguaychú (Entre Ríos); Dean Funes y Ciudad de Córdoba (Córdoba); Ushuaia (Tierra del Fuego); Villa Ángela (Chaco); San Francisco del Monte de Oro y varios municipios (San Luis);  Ciudad de Salta (Salta), Puerto Madryn (Chubut); Santa Rosa (La Pampa), y Ciudad de San Juan (San Juan)".
Fuente: (entre comillas) eldiario24.com

El foco 2013
El referente nacional Fundación Vida Silvestre expresa en su web que "busca impulsar un cambio en la sociedad para trabajar junto a gobiernos, empresas e individuos en la búsqueda de una solución a los problemas ambientales. Este año(1) la campaña pone foco en la protección del mar que se encuentra amenazado por la pesca indiscriminada, la exploración y explotación petrolera, la contaminación y el cambio climático. La pesca indiscriminada, dentro y fuera de la Zona Económica Exclusiva genera la sobre-explotación de stocks de muchas especies comerciales, e impactos sobre las especies de los fondos marinos o la captura incidental de peces, aves, tortugas y cetáceos por el uso de artes de pesca inadecuados. La introducción de especies exóticas y las invasiones biológicas también son un peligro importante, ya que se traduce en competencia por la supervivencia de especies nativas".
En la sección Noticias anuncia la suspensión (por lluvia) del evento en el Planetario con la participación artística de E
lena Roger junto a Lleva Enero, Diego Reinhold, Alejandra Radano y Gaia Rosviar. Invita a sumarse desde sus hogares, apagando las luces y a enviar una foto a comunicacion@vidasilvestre.org.ar para compartir el momento.

(1) En especial, impulsa el tratamiento en la Cámara de Senadores de la Nación de un proyecto de ley para la creación del Area Marina Protegida "Banco Namuncurá (Burdwood)", una zona de aproximadamente 34.000 kilómetros cuadrados de alta biodiversidad y vulnerabilidad a los cambios ambientales."Sería la primera área marina protegida oceánica, ubicada dentro de la zona económica exclusiva de la Argentina. De darse su creación, la protección del mar Argentino se elevaría del uno al cuatro por ciento", destacó la Fundación Vida Silvestre.
(
info completa: http://spanish.china.org.cn/international/txt/2013-03/24/content_28340195.htm)       

Y ¿después?
Anticipada nuestra intención en este espacio, como operadores de la gestión responsable de todos los sectores de la sociedad-mercado, estimamos ver en la AUSTERIDAD un punto clave para el después de la Hora del Plantea y el estado de alerta "latente" que trasciende. Y aunque sea obvio, excluyendo el infantil cuestionamiento de qué hacemos en las 8.760 horas del resto del año, valga lo simbólico de reformularla como una de las ideas fuerza que sustentan las bases de toda Responsabilidad.

Con estas aclaraciones, remitiéndonos a la editorial anterior -AUSTERIDAD Y RESPONSABILIDAD- ahora recortamos que:
Desde lo conceptual, ella significa severidad y rigidez en la forma de obrar o vivir; y sobriedad o ausencia de toda forma de adorno u ostentación en un decorado material o discursivo, etc.  

  • como función de entrar en modo austero se asocia a la modestia -rehusar lo innecesario-

  • en aproximaciones de las políticas de austeridad se remite a la reducción de deficits por los gobiernos; o en la acepción que se aplica tanto al sector público como privado, al relacionarla con la economía ecológica como "ciencia de la gestión de la sustentabilidad" un campo transdisciplinar que estudia las interacciones entre los subsistemas de la naturaleza, la justicia y el tiempo, llamada limitadamente "economía verde" o "bioeconomía", entre otras (planteos en contraste con escuelas de la economía actual -convencional o neoclásica-).

El marco de la biopolítica (como disciplina que objetiva las nuevas formas de poder que producen y regulan la vida de las poblaciones) nos remite a la interrelación austeridad-responsabilidad ante las diversas realidades y virtualidades, que ya citamos en la editorial anterior y seguramente seguirán agravando las tensiones socioambientales y económicas, mientras sigamos con el aplauso fácil y la demora justificada.

Reiteramos entender que el efecto político de la austeridad atraviesa las complejidades entorno al desarrollo humano, a las resistencias típicas del inconsciente individual que configuran el colectivo, al versus entre conveniencia y convicción, a las inhibiciones propias de alguna forma de impotencia, entre otras igualmente importantes. 

Pero también nos induce al enfoque propositivo de asociarla a la Responsabilidad Social. Ello implica la creatividad en el poder hacer que reformula la gestión pública y los negocios, como forma de servicio en marco de la riqueza social cuyos núcleos duros están en las reparaciones y remediaciones de la dignidad humana (justicia, inclusión social), los perjuicios al habitat y la biodiversidad de todos los ecosistemas afectados, entre otros. 

 

Como final abierto, creemos percibir en la AUSTERIDAD un potencial no debidamente considerado aún, en las reflexiones y el debate, a la hora de compromisos que se juegan entre un impacto eventual y la continuidad a largo plazo. Aproximándole una visión psicosocial, le asociamos características como las siguientes:

  • Requiere despegar la pobreza de la mera falta de recursos, ampliando su horizonte de cuestión cuantitativa.
     

  • Es una opción cualitativa que integra tanto dimensiones materiales como espirituales.
     

  • Es un factor que incide en la brecha entre el bienestar el bienvivir  
    -bienestar- que alcanza a la cobertura de las necesidades básicas y culturales acorde a cuáles son los satisfactores del contexto que se habita y -bienvivir-  que se acoda en las capacidades de reconocer, elegir y decidir el modo de vivir, vincularse, y determinarse en el auto-desarrollo y en la participación social, con respecto a las instituciones de la comunidad a la cual se pertenece.
    ce.

  • En el orden político (público y privado) sobrepasa toda conducta o gestión que quede en la sola articulación de las causas y los efectos, de las culpas y las responsabilidades, de cumplir con lo legal y dejar un legado.
     

  • En el orden integrador -pensar, sentir y hacer- es posible que aparezcan aspectos disímiles, contradictorios, opuestos y complementarios; interpretaciones asimétricas de la ambición y la resignación, de los deseos ante lo necesario y lo innecesario o superfluo, de la prosperidad y el costo que se está dispuesto a pagar, de la felicidad como camino o quimera; en síntesis, alimentos del conflicto vital y del nivel de esperanzas con que los seres humanos optamos como forma de crecer, desarrollarnos y trascender.

En lo cotidiano hablamos de optimismo y pesimismo ante el "vaso medio lleno o medio vacío" para significar la relatividad de toda interpretación; la AUSTERIDAD no escapa a ello.  La intención aquí, ha sido compartir un nuevo aporte a las infinitas formas de compromiso posibles y necesarios.

¿Es la AUSTERIDAD una clave importante ante el escenario actual?
¿Qué hemos identificado atinadamente? y ¿Qué debemos reformular o corregir?
¿Qué conceptos y dimensiones potenciales estamos desestimando?
El planteo queda abierto. Muchas gracias por seguir en contacto.

   Equipo de Código R
    info@codigor.org