Julián, Luisa y Diana, reúnen aportes de su formación académica para contribuir en la calidad del Hábitat, la Cultura y las Comunicaciones.

Llegaron a nuestra red invitados por Harry Mantilla, recién llegado a Suecia, becado para la Maestría de Desarrollo Urbano Sostenible, en la Universidad de Lund, durante los próximos dos años.

Sus propuestas iniciales son
1. Primera Infancia y Lectura

2. ¿Es acaso el amor romántico, perjudicial para la salud?

 

Contacto: elpuenteesta@gmail.com  

Julián Camilo Forero González


Luisa Fernanda Sánchez Sánchez

Diana Marcela Lobatón Barajas

 
1. Primera Infancia y Lectura

PARA QUIÉN - Trabajar desde la dupla lectura y primera infancia, nos implica re-pensar las formas de comprenderlas: por un lado, entender la lectura como el acto de leer, una forma de observación y apropiación no sólo de las letras, sino de las imágenes, los contextos y los propios sentidos físicos, el cuerpo en pleno; y por el otro, el resignificar las ideas e imaginarios en torno a la niñez (en su primera etapa) junto a sus posibilidades y capacidades, esto para poder posicionar a los niños y niñas como sujetos activos y autónomos. Para ello, se debe tener en cuenta que es en esta etapa exploratoria de ‘llegada al mundo’ donde la curiosidad y el acompañamiento serán fundamentales, debido a esto, el foco de este trabajo está en la educación a padres y/o adultos a cargo, para así desarrollar y facilitar conjuntamente otros modos de experimentación y exploración. 

METODOLOGÍA - En ‘el Puente está Quebrado’ hemos estado en la disposición de indagar metodologías con fines pedagógicos. Por ello, consideramos que la modalidad más pertinente para llevar a cabo este tipo de reflexiones es el laboratorio. Desde nuestra creación, la idea de un LAB, nos convoca a pensar estrategias de reflexión/acción construidas con base a los principios del colectivo.  

Al tener presente que la población sería primera infancia, pensar los procesos de lectura es una apuesta desde un aprendizaje de experimentación a partir de tres ejes: el cuerpo del niñ@, el medio por el cual el/la niñ@ explora el mundo; el cuerpo acompañante, quien está transmitiendo y construyendo con el/la niñ@ y, el lenguaje. 

OBJETIVO - Generar espacios de apertura y participación a la lectura en la primera infancia a través de la educación en hábitos, herramientas y escenarios a padres o adultos responsables de niños y niñas, con apoyo de metodologías y herramientas sensoriales-corporales y pedagógicas que permitan desarrollar habilidades en la niñez, a la vez que, fortalecer los lazos de aprendizaje tanto entre generaciones como entre distintos sujetos. 

                                                          
 
2. Seminario - Taller "¿Es acaso el amor romántico, perjudicial para la salud?"

"Amar es querer la libertad, la completa independencia de otro: - el primer acto del amor verdadero es la emancipación completa del objeto que se ama. No se puede amar verdaderamente más que a un ser perfectamente libre, independiente, no sólo de todos los demás, sino aún y sobre todo de aquél de quien se es amado y ama". Bakunin, 1973

Resumen. Somos un grupo de personas que ha venido trabajando sobre reflexiones de la vida cotidiana desde la educación. Quisimos enfocarnos en el amor romántico porque hemos observado como algunas de sus composiciones e imaginarios encarnan las acciones más violentas entre sus actores. Para este espacio, consideramos importante abordar con los jóvenes una parte de lo que se ha entendido por el amor romántico desde algunos mitos que son necesarios debatir. El espacio contendrá dos momentos, uno magistral y otro de trabajo de grupos-participativo, con dinámicas que nos permitan recoger la experiencia con fines de socialización.

Los discursos de AR son amplios y variados, nosotras partimos de la paradoja:
¿Es acaso el AR perjudicial para la salud? Con el fin de abordar dos mitos: el primero, “la media naranja o la fe ciega del destino” y, segundo, “la concepción mágica del amor”. El primero, porque nos hace pensarnos desde la ausencia o falta, como sujetos en búsqueda latente de un otro u otra que nos complemente, obligándonos constantemente a ir y necesitar sin tregua ni límites el amor de “nuestras vidas”. Y el segundo, es creer que el amor no tiene historia, tiempo ni contexto, surge únicamente de nosotros y recae en nosotros, haciendo que olvidemos que está inscrito siempre en las relaciones sociales, culturales, económicas, políticas,etc. Desde este centro abordaremos el seminario en dos momentos: magistral y de taller. Así, la primera parte será la presentación de la temática con diferentes materiales para la participación y un segundo momento, dividiremos los participantes en cinco salones para un trabajo de análisis y creación.

Objetivo del taller - Brindar elementos a los participantes para construir una reflexión de los significados y sentidos de enamorarse desde la idea de la “media naranja” y “el amor mágico”

Metodología - Para lograr el seminario – taller, nos basamos en metodologías cualitativas con enfoque participativo. Consideramos que uno de los materiales indispensables para lograrlo son los productos culturales audiovisuales, sonoros, literarios; todo un conglomerado recogido de la música, el cine, la televisión, la literatura, la fotografía, la pintura, puesto que han sido lenguajes que han plasmado cada época y su noción de amor. Paralelamente, a estos materiales provocadores, la parte final de la propuesta será de construcción y análisis y estará acompañada de herramientas específicas como la creación de memes, recetas o manifiestos que reinterpreten los mitos abordados.

Introducción. Pensar el amor romántico (AR) nace de la convergencia de intereses en el equipo de trabajo, a partir de reflexiones individuales y profesionales. Por tanto, presentamos una propuesta de seminario-taller, que reúne algunas reflexiones teóricas y metodológicas conjuntas alrededor de la construcción del discurso amoroso en el marco del AR. Apostamos pensarlo para este espacio, pues las ideas de amor en la adolescencia están contenidas en algunos mitos del ‘sentido común’ y en pocas ocasiones tienen lugar a ser reflexionadas, cuestionadas y pensadas, especialmente en los efectos que trae considerar los mitos como verdades absolutas en y para el día a día.

Lo primero que debemos señalar es que por AR hacemos referencia a las maneras en las que se ha entendido el amor en la cotidianidad, que quizá ha tenido algunas influencias de los recursos literarios, cinematográficos y otros, donde han emergido inconscientemente ideas sobre un supuesto deber ser del amor de pareja. Por mencionar algunas de estas significaciones, su apellido, lo romántico, se ha materializado en discursos, dichos, regalos, imágenes; que a su vez, se han convertido en prácticas que justifican y normalizan diversas formas de violencia y dominación encarnadas tanto sobre mujeres como hombres y que son sustentadas en narrativas colectivas como:
“el amor todo lo puede y lo perdona”
“todo lo hago por amor”
“necesito encontrar mi media naranja”
“todo lo hago por ti”
“te di los mejores años de mi vida”
Y tantas otras.

En este sentido, cabe aclarar que no nos oponemos a la idea de tener un amor y menos si es romántico, lo que intuimos es que a partir de la no reflexión ni crítica a esas ideas instaladas en el sentido común, se pueden desatar situaciones de violencia y de no cuidado consigo mismo ni con el otro. Por tanto, la vida cotidiana se convierte y podría convertirse aún más en un escenario de historias crueles o violentas en nombre del AR.
Es justamente allí, la vida cotidiana, donde hallamos el espacio necesario para movilizar los pensamientos y qué mejor hacerlo con un grupo de jóvenes que en este encuentro pueden tener un lugar para considerar pensar en las maneras en las que construyen su experiencia romántica.
Así es como, el AR no solo es un discurso, sino una experiencia en el campo de lo sensible. Dirá Larrosa que la experiencia es “eso que me pasa”¸ y eso que acontece, mueve, transita y exige la máxima atención, abre el camino para
examinar los modelos, las palabras, los actos desde nociones de cuidado y autocuidado. El camino tormentoso y sufrido, único y valeroso del amor, puede ser una invitación a verlo como un caleidoscopio en el que uno de sus reflejos sea el sí mismo, convirtiendo “eso que me pasó” en una pregunta guía para entender, elaborar y reinventar las experiencias amorosas. Al considerar el AR como experiencia se hace crucial analizarlo como ideal y experiencia a través de
una mirada aguda y crítica que permita pensar:
¿De qué modos el amor romántico configura nuestras vivencias, identidades, deseos, placeres y corporalidades?
¿Cómo el amor romántico nos da y/o restringe el derecho sobre nuestros cuerpos y los de los demás?
¿A quiénes, aparentemente, les pertenece ese ideal y experiencia de amor romántico?
¿Qué sensibilidad exige la experiencia del amor romántico?
Entender el amor romántico, ¿puede ser una forma resistirlo y resignificarlo, prolongarlo, reinventarlo?

Abordar el AR como experiencia en medio de estas preguntas, nos llevan a pensar que este seminario es un inicio, una ruta de observación experimental, de agudizar la mirada quirúrgicamente hacia ese amor soñado, idealizado, único y homogéneo con fines de crear narrativas (de experiencias) similares, múltiples o “nuevas”.

¿Por qué trabajar con jóvenes?
Plantear este tipo de reflexiones sobre el amor romántico con los y las jóvenes se hace necesario debido a que es una apuesta por pensar sobre sus experiencias cotidianas, especialmente, aquellas que marcan y definen fuertemente sus trayectorias vitales. Es una posibilidad de construir conocimiento y agencia a través de la vida diaria, haciendo de los afectos y las emociones otras formas de conmoverse y movilizarse políticamente. De este modo, la idea de la academia y la Ciencias Sociales no sólo se queda en escenarios para teorizar, sino también, para experimentar y resignificar. Estas
inquietudes han nacido de varios años de experiencia e historia como docentes en instituciones tanto a nivel formal como informal, y de trabajo con organizaciones de jóvenes, mujeres, personas ciegas, etc.
Además, creemos que espacios como la academia otorgan herramientas que deben ser aplicadas en pequeñas acciones de lo diario. Si partimos que muchas veces hemos vivido en la idea del AR, aquella que hemos consumido, es necesario que en el espacio de formación colectiva, logremos apropiar y posicionar los temas entre academia – calle, para que los discursos académicos cobren vida y sean orgánicos.