RSE - Desarrollo Sustentable - R Específicas - Perfil Educativo - Avances - Iniciativas - Recursos - Preguntas frecuentes - Mapa


Agricultura  Orgánica
 

Sugerimos el sitio de la FAO
desde este apartado adjuntamos los links
con una breve reseña particular:
  • Producción y comercio hortícolas responsables

  • Portal de conocimientos ecológicos:
    EcoPort

  • Frutas y Verduras Orgánicas

  • Portal de Biodiversidad del suelo

  • Base de datos de fertilizantes orgánicos
    y productos para retener la humedad

  • FAOLEX leyes y reglamentos

Agricultura Orgánica, Héctor E. Solórzano del Río
Productos Orgánicos -  Qué son
Beneficios: agua, suelo, aire, biodiversidad
Servicios ecológicos - Fundación Sustentable
Qué es ...
De Agricultura Convencional a Agricultura Orgánica
El proceso de transición  -  Esquema ejemplo
Etapas del proceso de transición
Barreras biológicas y tecnológicas
Costos y Consecuencias: ecológicas, económicas, sociales, tecnológicas
Autor: Oscar R. Castañeda Samayoa
Fuente: Centro Investigación, Educación y Desarrollo Perú

 Noticias

 

 Aprueban Proyecto en Argentina, inicia 2008

 
   

Aclaraciones preliminares
1. El presente contenido excluye la promoción comercial de los productos y servicios de la fuentes citadas. El enfoque de sus referencias, está alineado al exclusivo aporte instrumental de sus herramientas y a la posibilidad de inspirar nuevas opciones y adaptaciones en contextos eventuales (regionales y locales).
2. Esta sección contiene copias textuales de las fuentes de origen. Podemos no estar de acuerdo con todos los conceptos vertidos. En todos los casos estamos dispuestos a compartir las diferencias de interpretación u opiniones, que se nos hagan llegar a través de nuestro mail de
 contacto


 

noticias

    Aprueban Proyecto para el Desarrollo de la Agricultura Orgánica en la Argentina
    Financiado por el BID

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación aprobó el Proyecto de Desarrollo de la Agricultura Orgánica Argentina, que comenzará en 2008, con una financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 900.000 dólares.
El Proyecto tendrá un plazo de ejecución de dos años y alcanzará a más de 1600 productores y 250 procesadores. Se trata de una iniciativa formulada y consensuada en la Comisión Asesora de la Producción Orgánica, que coordina la SAGPyA a través de la Dirección Nacional de Alimentos.
El objetivo es promover el consumo y la comercialización de estos productos en el mercado interno y externo a través de investigación y desarrollo, impulso a la producción primaria, desarrollo agroindustrial y fortalecimiento institucional.
El Proyecto prevé acciones de capacitación y desarrollo de herramientas para mejorar el desempeño de los productores; la conformación de un banco de información y asesoramiento en la SAGPyA; el equipamiento de una sala de conferencias en el ámbito del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO) y la implementación del sistema de producción orgánica en establecimientos de producción convencional.
La iniciativa beneficia a productores, empresas agroalimentarias, entidades habilitadas para certificar la calidad, profesionales y proveedores de insumos que atienden al sector.


Producción local
Nuestro país está entre los primeros productores orgánicos del mundo. En 2006, se exportaron más de 92.000 toneladas de productos orgánicos de origen vegetal, principalmente hacia la Unión Europea, que absorbió el 70 % de los envíos. El segundo destino fue Estados Unidos, que importó un 20% del total, principalmente productos industrializados. Las exportaciones de origen animal, (carne ovina, carne vacuna, lana, miel), superaron las 2.000 toneladas y se destinaron en un 90% a la Unión Europea.
El bajo nivel de agroquímicos utilizados en la producción agropecuaria, colocan a la Argentina en condiciones de aportar una gran parte de la oferta necesaria para satisfacer la demanda mundial.
En el mercado interno, los productos más consumidos son leche fluida, carne ovina y miel. También queso y ricota, en menores cantidades.
En el caso de los productos de origen vegetal, el volumen consumido en el mercado interno se incrementa notablemente año tras año. Se destacan las ventas de hortalizas y legumbres (cebolla, tomate, zapallo y ajo), y de frutas (manzanas y peras).


Contexto mundial
La producción orgánica continúa creciendo a un ritmo acelerado. En la actualidad se estima que existen alrededor de 31 millones de hectáreas manejadas orgánicamente en 120 países. Las estadísticas muestran que el grueso de la actividad se concentra en naciones en vías de desarrollo cuya producción se orienta hacia la exportación, lo cual convierte a esta alternativa en una muy buena posibilidad para mejorar los ingresos de los pequeños agricultores.
Fuente:Sagpya, Diciembre de 2007


 

 

   La Agricultura Orgánica, por Dr. Héctor E. Solórzano del Río *

Mientras que la agricultura orgánica trabaja con la naturaleza, conservando la biodiversidad, la agricultura industrial busca controlar a la naturaleza promoviendo siembras uniformes.
Practicar la agricultura orgánica es cada vez más difícil ya que los conglomerados agroquímicos buscan poseer y alterar los genes de todas las semillas que producen el alimento de los pueblos.
Sus medios para un control total incluyen acabar con la producción tradicional de semillas a favor de las semillas transgénicas o genéticamente modificadas, las cuales son patentables.

Para acelerar esto, algunas compañías están promoviendo nuevas regulaciones.
Los campesinos orgánicos también están teniendo cada vez más dificultad para proteger a las siembras genéticamente naturales que cultivan de la polinización cruzada al estar cerca de siembras transgénicas.
Estas alteraciones en nuestro sistema alimenticio ignoran los principios fundamentales de la agricultura y la alimentación ecológicas y esto puede causar estragos impredecibles.

Muchos científicos concuerdan en que a largo plazo, el incremento en los monocultivos, por ejemplo de variedades de frijol de soya provenientes de sólo unas pocas cepas genéticas aumentará la vulnerabilidad de las siembras a las enfermedades.
Además de enfocarse en una sola inmensa siembra, la agricultura industrial elimina los elementos indeseables en un sistema de producción (como una plaga) al ejercer una fuerza externa (como un pesticida) sin tomar en cuenta el costo ecológico, tal como el envenenamiento de los polinizadores.

Según el entomólogo Prof. Edward Wilson, debemos de considerar el hecho, por ejemplo, que uno de cada de tres bocados de alimento que comemos depende de los polinizadores. Si nuestros sistemas de agricultura continúan dañando a los polinizadores la productividad de las siembras sufrirá.

Cuando fue introducida la agricultura orgánica a principios de 1900, los proponentes como Rudolph Steiner y otros estaban preocupados por el rompimiento de conexiones ecológicas vitales que estaban siendo ignoradas por la entonces emergente agricultura industrial. Ellos sabían que si no manteníamos la salud del ecosistema completo, entonces la agricultura no podría mantenerse productiva a la larga.

La agricultura orgánica reconoce que la naturaleza es un ecosistema uniforme, sin embargo, consiste en muchas diferentes áreas ecológicas, cada una hecha de redes de especies de animales y plantas interdependientes, numerosas y locales. Así que cada granja orgánica necesita encajar en su vecindad ecológica local. Cuando encajamos las prácticas de siembra en un sistema natural diverso, el sistema mismo cuida de los problemas de producción. En la agricultura orgánica, el terreno se ve como un organismo, no como una fábrica.
La historia nos demuestra que los sistemas donde los terrenos agrícolas están diseñados para encajar en las inmediaciones ecológicas locales, para alimentar gentes locales, son los mas sustentables y productivos.
Tal vez la actividad de agricultura y alimentos más esperanzadora hoy es aquella que la industria orgánica ha ignorado enormemente - un movimiento de raíces -- que dramáticamente reduce la distancia entre los agricultores y los consumidores. Este nuevo sistema alimenticio incluye la agricultura por subscripción o la agricultura apoyada por la comunidad, en la cual los ciudadanos locales contratan directamente con los agricultores para que cultiven ciertos alimentos orgánicos para ellos. El objetivo es asegurar un suministro adecuado de semillas genéticamente naturales.

La mayoría de los cambios dramáticos en las sociedades, como el movimiento de los derechos civiles, fueron iniciados por gente local. Se necesita iniciar conversaciones acerca de los sistemas alimenticios sustentables en las comunidades locales.
Según la organización RAFI, los agricultores que usen semillas genéticamente modificadas serán atrapados en sistemas de control biológico que inevitablemente llevarán a la bioservidumbre. La capacidad de insertar y manipular externamente secuencias vitales de ADN en los cultivos (y posiblemente en insectos y ganado) amenaza la soberanía nacional sobre los recursos agrícolas y otros recursos biológicos.

En su página de internet, la organización RAFI afirma que la particularidad más obvia de esta biotecnología es la secuencia suicida de los genes exóticos, la cual es activada por un antibiótico y hace que la semilla se vuelva infértil en la siguiente generación. Agronómicamente, Terminator no ofrece ni la más mínima ventaja. Asimismo dicen que la realidad biológica de esta estrategia monopólica oculta facetas aún más oscuras de esta tecnología. Las dos patentes originales de Terminator -USDA/Monsanto (U.S. Patent #5,723,765 concedida el 3 de marzo de 1998) y AstraZeneca (U.S. Patent # 5,808,034 concedida el 15 de septiembre de 1998) - prueban que es posible activar y desactivar genes específicos o, posiblemente, característcas multigenéticas -mediante la aplicación del catalizador externo que la compañía prefiera. A pesar de que el uso de la tecnología para crear esterilidad parece ser la posibilidad más lucrativa, RAFI piensa que la misma estrategia podría también promover otros carácteres con nuevas consecuencias negativas.

Hay un rechazo Europeo al maíz y a la soya transgénicos americanos debido a la resistencia de los consumidores. Dentro de los últimos 3 meses, grandes procesadores multinacionales de alimentos y proveedores de productos de primera necesidad, tales como Nestle, Cadbury, Unliever, Cargil y ConAgra han decidido dejar de vender alimentos genéticamente modificados en Europa. Sin embargo, siguen distribuyéndolos en el mercado de los EE.UU. (The Green Guide, p. 3, August 1999). Los Europeos no sólo evitan los alimentos hechos a partir de semillas transgénicas sino también están luchando contra las exportaciones americanas de otros organismos genéticamente modificados, particularmente la leche y las reses de ganado que ha sido tratado con hormonas. Debido a que esto podría dañar los agro negocios, aparentemente el gobierno americano está preocupado por la aceptación pública de estos productos (Herbs for Health, p. 76, Nov/Dec 1999).

Un nuevo reporte de la Asociación Médica Británica, "la biotecnología, las armas y la humanidad" advierte que la tecnología para habilitar a los científicos a hacer armas biológicas, las cuales solamente afectarían poblaciones específicas, podría estar lista dentro de 5 años. Se está incitando a los biólogos Británicos a tomar mayor responsabilidad por los riesgos potenciales de su trabajo.
El proyecto del genoma y el proyecto de diversidad del genoma no están mapeando solamente los genes de la humanidad, sino también están revelando las diferencias genéticas entre grupos de gente. Por ejemplo, un artículo en el American Journal of Human Genetics, Vol. 60, página 957 muestra cómo es posible desarrollar juegos de marcadores genéticos que distinguen entre Africanos, Americanos, Europeos o Hispánicos. Esto sería suficiente para que los diseñadores de armas biológicas, crearan bacterias, las cuales solamente infectarían a las personas que pertenezcan a uno de estos grupos (New Scientist Enero 30, 1999, p. 45).
Los debates sobre la biotecnología se han concentrado en la posibilidad de riesgos dietéticos imprevistos por los cambios genéticos en los alimentos y por lo tanto en los productos alimenticios (Matutation Research, 1999;443:223).

*Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C - hector@solorzano.comhttp://www.hector.solorzano.com


 

 

  Productos Orgánicos

Según la FAO, existen muchas explicaciones y definiciones de la agricultura orgánica, pero todas coinciden en que se trata de un método que consiste en la gestión del ecosistema en vez de en la utilización de insumos agrícolas. Un sistema que comienza por tomar en cuenta las posibles repercusiones ambientales y sociales eliminando la utilización de insumos, como fertilizantes y plaguicidas sintéticos, medicamentos veterinarios, semillas y especies modificadas genéticamente, conservadores, aditivos e irradiación. En vez de todo esto se llevan a cabo prácticas de gestión específicas para el sitio de que se trate, que mantienen e incrementan la fertilidad del suelo a largo plazo y evitan la propagación de plagas y enfermedades.

"La agricultura orgánica es un sistema global de gestión de la producción que fomenta y mejora la salud del agroecosistema, y en particular la biodiversidad, los ciclos biológicos, y la actividad biológica del suelo. Hace hincapié en el empleo de prácticas de gestión prefiriéndolas respecto al empleo de insumos externos a la finca, teniendo en cuenta que las condiciones regionales requerirán sistemas adaptados localmente. Esto se consigue empleando, siempre que sea posible, métodos culturales, biológicos y mecánicos, en contraposición al uso de materiales sintéticos, para cumplir cada función específica dentro del sistema". (Comisión del Codex Alimentarius, 1999)

Los sistemas agrícolas orgánicos y sus productos no siempre están certificados, éstos se denominan "agricultura o productos orgánicos no certificados". Esta categoría no comprende los sistemas agrícolas que por defecto no utilizan insumos sintéticos (por ejemplo, aquellos sistemas que no llevan a cabo prácticas para enriquecer el suelo y degradan las tierras). Se pueden discernir tres causas de la agricultura orgánica:

La promoción de la agricultura orgánica por el consumidor o el mercado. Se reconocen los productos orgánicos claramente gracias a su certificación y etiquetado. Los consumidores eligen productos producidos, elaborados, manipulados y comercializados en una forma específica. El consumidor, en consecuencia, influye mucho en la producción orgánica.
La promoción de la agricultura orgánica por los servicios. En países como los de la Unión Europea (UE) hay subsidios para la agricultura orgánica, a fin de que se produzcan bienes y servicios ambientales, como reducir la contaminación de los mantos freáticos o crear un paisaje con mayor biodiversidad.
La promoción de la agricultura orgánica por los agricultores. Algunos productores consideran que la agricultura convencional no es sostenible y han creado otras modalidades de producción para mejorar la salud de sus familias, la economía de sus fincas y su autosuficiencia. En muchos países en desarrollo se adopta la agricultura orgánica como método para mejorar la seguridad alimentaria del hogar o para reducir los gastos en insumos. Los productos no necesariamente son para el mercado, o se venden sin distinción de precios porque no están certificados. En los países desarrollados, los pequeños agricultores están creando cada vez más canales directos de oferta de productos orgánicos sin certificar a los consumidores. En los Estados Unidos, los agricultores que comercializan pequeñas cantidades de productos orgánicos gozan formalmente de la exención de certificación.

¿Qué son los productos orgánicos certificados?
Los productos orgánicos certificados son aquellos que se producen, almacenan, elaboran, manipulan y comercializan de conformidad con especificaciones técnicas precisas (normas), y cuya certificación de productos "orgánicos" corre a cargo de un organismo especializado. Una vez que una entidad de este tipo ha verificado el cumplimiento de las normas que rigen el ámbito de los productos orgánicos, se concede una etiqueta al producto. Esta etiqueta variará de acuerdo con el organismo de certificación que la expida, pero puede tomarse como garantía de cumplimiento de los requisitos fundamentales de un producto "orgánico" desde la finca hasta el mercado. Es importante señalar que la etiqueta de calidad orgánica se aplica al proceso de producción, y garantiza que el producto se ha creado y elaborado en forma que no perjudique al medio ambiente. Esta etiqueta respalda, pues, un proceso de producción, a diferencia de la certificación de calidad.

¿Qué beneficios ambientales produce la agricultura orgánica?
Sostenibilidad a largo plazo. Muchos de los cambios que se han observado en el medio ambiente son de largo plazo y lentos. La agricultura orgánica toma en cuenta los efectos a mediano y a largo plazo de las intervenciones agrícolas en el agroecosistema. Se propone producir alimentos a la vez que se establece un equilibrio ecológico para proteger la fertilidad del suelo o evitar problemas de plagas. La agricultura orgánica asume un planteamiento activo en vez de afrontar los problemas conforme se presenten.

Suelos. 
En la agricultura orgánica son fundamentales las prácticas de enriquecimiento de los suelos, como la rotación de cultivos, los cultivos mixtos, las asociaciones simbióticas, los cultivos de cubierta, los fertilizantes orgánicos y la labranza mínima, que benefician a la fauna y la flora del suelo, mejoran la formación de éste y su estructura, propiciando sistemas más estables. A su vez, se incrementa la circulación de los nutrientes y la energía, y mejora la capacidad de retención de nutrientes y agua del suelo, que compensa que se prescinda de fertilizantes minerales. Estas técnicas de gestión también son importantes para combatir la erosión, se reduce el lapso de tiempo en que el suelo queda expuesto a ésta, se incrementa la biodiversidad del suelo y disminuyen las pérdidas de nutrientes, lo que ayuda a mantener y mejorar la productividad del suelo. La emisión de nutrientes de los cultivos suele compensarse con los recursos renovables de origen agrícola, aunque a veces es necesario añadir a los suelos potasio, fosfato, calcio, magnesio y oligoelementos de procedencia externa.

Agua. 
En muchas zonas agrícolas es un gran problema la contaminación de las corrientes de agua subterráneas con fertilizantes y plaguicidas sintéticos. Como está prohibido utilizar estas sustancias en la agricultura orgánica, se sustituyen con fertilizantes orgánicos (por ejemplo: compostas, estiércol animal, abono verde) y mediante el empleo de una mayor biodiversidad (respecto a las especies cultivadas y a la vegetación permanente), que mejoran la estructura del suelo y la filtración del agua. Los sistemas orgánicos bien gestionados, con mejores capacidades para retener los nutrientes, reducen mucho el peligro de contaminación del agua subterránea. En algunas zonas donde la contaminación es un gran problema, se alienta la adopción de la agricultura orgánica como medida de restablecimiento del medio ambiente (por ejemplo, por los gobiernos de Francia y Alemania).

Aire. 
La agricultura orgánica reduce la utilización de energía no renovable al disminuir la necesidad de sustancias agroquímicas (cuya producción requiere una gran cantidad de combustibles fósiles). La agricultura orgánica contribuye a mitigar el efecto de invernadero y el calentamiento del planeta mediante su capacidad de retener el carbono en el suelo. Muchas prácticas de gestión utilizadas por la agricultura orgánica (como la labranza mínima, la devolución de los residuos de las cosechas al suelo, la utilización de cubiertas vegetales y las rotaciones, así como la mayor integración de leguminosas que contribuyen a la fijación del nitrógeno), incrementan la devolución de carbono al suelo, lo que eleva la productividad y favorece el almacenamiento de carbono.

Biodiversidad. 
Los agricultores orgánicos son guardianes de la biodiversidad a la vez que la utilizan, en todos los niveles. En el plano de los genes, prefieren las semillas y las variedades tradicionales y adaptadas, por su mayor resistencia a las enfermedades y a las presiones del clima. En el plano de las especies, diversas combinaciones de plantas y animales optimizan los ciclos de los nutrientes y la energía para la producción agrícola. En cuanto al ecosistema, mantener zonas naturales dentro y alrededor de los campos de cultivo, así como que no se utilicen insumos químicos, propician un hábitat adecuado para la flora y la fauna silvestres. La utilización frecuente de especies subutilizadas (a menudo como cultivos de rotación para restablecer la fertilidad del suelo) reduce la erosión de la agrobiodiversidad y crea una reserva de genes más sana, que es la base de la futura adaptación. Al proporcionarse estructuras que ofrecen alimento y abrigo, y al no utilizarse plaguicidas, se propicia la llegada de especies nuevas (de tipo permanente o migratorio) o que otras anteriores vuelvan a colonizar la zona orgánica, especies de flora y de fauna -como algunas aves- y organismos benéficos para el sistema orgánico, como polinizadores y depredadores de las plagas.

Organismos modificados genéticamente. 
La utilización de OMG en los sistemas orgánicos no se permite en etapa alguna de la producción, elaboración o manipulación de alimentos orgánicos. Como no se conocen cabalmente las posibles repercusiones de los OMG en el medio ambiente y en la salud, la agricultura orgánica está adoptando una perspectiva de precaución y prefiere fomentar la biodiversidad natural. La etiqueta orgánica, por lo tanto, asegura que no se hayan utilizado OMG intencionalmente en la producción y elaboración de los productos orgánicos. Esto no lo pueden garantizar los productos ordinarios ya que en la mayor parte de los países todavía no se exige mencionar en las etiquetas la presencia de OMG en los productos alimentarios. Sin embargo, como cada vez se utilizan más OMG en la agricultura común y corriente, y debido al método de transmisión de los OMG en el medio ambiente (por ejemplo, a través del polen), la agricultura orgánica no podrá asegurar que los productos orgánicos carezcan por completo de OMG en el futuro. En la publicación de la FAO Los organismos modificados genéticamente, los consumidores, la inocuidad de los alimentos y el medio ambiente se presenta un análisis detallado de los OMG.

Servicios ecológicos. 
Las repercusiones de la agricultura orgánica en los recursos naturales favorecen una interacción con el agroecosistema vital para la producción agrícola y para la conservación de la naturaleza. Los servicios ecológicos que se obtienen son: formación, acondicionamiento y estabilización del suelo, reutilización de los desechos, retención de carbono, circulación de los nutrientes, depredación, polinización y suministro de hábitat. Al preferir productos orgánicos el consumidor promueve, con su poder de compra, un sistema agrícola menos contaminante. Disminuyen los costos ocultos de la agricultura para el medio ambiente, desde el punto de vista de la degradación de los recursos.

Cómo obtener la certificación de frutas y verduras orgánicas en los países en desarrollo
Acceda a la información desde aquí   -   Acceso directo a la fuente desde aquí

Fuente Fundación Sustentable.org


 


Qué es ...

La agricultura orgánica no es simplemente una agricultura convencional sin el uso de plaguicidas o fertilizantes sintéticos. Mientras que los métodos de agricultura convencional tratan de sustituir los procesos naturales de producción, la agricultura orgánica trata de realzarlos, utilizando un sistema que, en gran medida, imita los ecosistemas naturales en términos de especies y diversidad de niveles tróficos.

La agricultura orgánica (sostenible, ecológica, natural, regenerativa, biodinámica, permacultural, etc.) no representa el retorno a los métodos agrícolas primitivos ni significa un retroceso en el desarrollo; sin embargo, en ella se combinan los métodos tradicionales de conservación del medio y el equilibrio biológico con la tecnología moderna.
La agricultura orgánica utiliza equipos modernos, semilla certificada, prácticas de conservación del agua y las últimas innovaciones en la alimentación y el manejo del ganado. Esta filosofía de la agricultura pone énfasis en la rotación de cultivos, en la recuperación de los suelos, la diversificación de los cultivos y el ganado y en el control de las enfermedades y plagas de las cosechas y el ganado por medios naturales. Además, se trata de reemplazar en lo posible los suministros externos, principalmente de químicas industriales y energía fósil, por recursos internos o que puedan obtenerse cerca de la granja.
Los recursos internos incluyen el uso de la energía solar y eólica y el biogas, el control de las plagas por métodos biológicos y la fijación del nitrógeno, así como la liberación de otros nutrimentos de la materia orgánica y las reservas del suelo.

Transición de la Agricultura Convencional a la Agricultura Orgánica:
El proceso costos y consecuencias

La transición se define como el acto o estado de pasar de una forma de agricultura a otra, en este caso, conversión de agricultura convencional hacia agricultura orgánica. Para convertir una finca convencional a orgánica no es suficiente con dejar de aplicar agroinsumos sintéticos, sino que se necesita sobre todo de la elaboración de un plan de manejo de la finca a largo plazo.
Este plan incluye todas las prácticas agronómicas que deben realizarse a lo largo de los primeros años con el fin de lograr un equilibrio biológico óptimo y poder llegar a resolver los problemas relacionados con la fertilidad, las plagas y las enfermedades. Se discuten también las consecuencias y costos ecológicos así como los económicos, sociales y tecnológicos involucrados durante el proceso de la transición.
Entre los primeros se menciona una mayor salud del suelo y el aumento de la fertilidad y la biodiversidad. Entre los segundos se encuentran la disminución de los costos ambientales relacionados con la contaminación, la disminución de los rendimientos de las cosechas y el debido a la tierra dejada en barbecho; el aumento en los costos como consecuencia de los análisis de suelos adicionales y la compra de insumos para alcanzar el equilibrio del suelo (v.g. corrección de pH) . También aquí se cuentan los costos asociados a la certificación. Entre los costos sociales se mencionan el aumento de la mano de obra, y la organización de la producción y la comercialización. Por último, los costos tecnológicos, como la compra de maquinaria adecuada en caso de que se trate de una finca grande.

El Proceso de Transición
Además de dejar de aplicar agroinsumos químicos sintéticos y de un plan de manejo a largo plazo, lo más importante es la actitud hacia el cambio y el querer trabajar con procesos naturales. Es necesario comprender que se trata de comenzar con un sistema de producción nuevo y distinto al convencional que está diseñado para optimizar la salud del suelo y plantas con una consiguiente minimización de plagas y enfermedades.
Durante (y más allá) del período de transición es necesario realizar observaciones cuidadosas, llevar registros de lo ocurrido y experimentar constantemente. Esto permitirá tomar decisiones sobre equipos, labores culturales, etc. La creatividad y la intuición son características a desarrollar para poder integrar cada elemento de forma armónica dentro de un sistema integrado. Sí se desea sobrevivir al período de transición es necesario tener paciencia y perseverancia.
Durante el período de transición se permite el uso de enmiendas minerales e insecticidas botánicos, solamente como un último recurso, ya que lo que se persigue es llegar a procesos biológicos a largo plazo para poder resolver los problemas relacionados con la fertilidad, las plagas y las enfermedades. Se necesita mucha disciplina y planificación para organizar la finca de tal forma que se logren estos objetivos. También existen algunas herramientas técnicas o métodos que facilitan la tarea. Sin embargo, el uso de esos métodos depende de la capacidad económica del agricultor y sobre todo de la orientación de la producción y de la selección de mercados (nacional, autoconsumo exportación).
Cualquier cambio que se introduzca en las prácticas habituales necesita de una cierta cantidad de ajustes. La conversión de una agricultura convencional a una orgánica es particularmente compleja debido a que no solo involucro cambios técnicos, sino que conlleva a un cambio total de concepción de la agricultura.

- - -

Esquema general para ejemplificar un proceso de transición.


Métodos de conversión
Existen tres métodos para hacer el paso de una agricultura convencional a una orgánica:
- El primero es convertir una parte de la finca en agricultura orgánica aumentado sucesivamente esa área, a lo que se le llama conversión horizontal. El paso sería gradual y al cabo de algunos años toda el área estaría convertida en el nuevo sistema.
- El segundo método consiste en reducir gradualmente el uso de insumos químicos e introducir métodos orgánicos en toda el área, lo que se llama conversión vertical, e igualmente en algunos años toda el área estará bajo un sistema orgánico.
- El tercer método es el de la conversión íntegracíonista, en el que se incorpora el elemento de la producción animal para usar racionalmente los residuos y rechazos de las cosechas, la vegetación espontánea y las áreas con dificultad para la agricultura. También aumenta la disponibilidad de estiércol para la producción de abono orgánico de buena calidad.

Etapas del proceso de transición

a) Etapa de aumento de eficiencia: En esta etapa se deben realizar prácticas que aumenten la rentabilidad aunque no aumenten la producción. No se tiene que hacer un cambio brusco, sino un cambio gradual utilizando prácticas como el usar abonos verdes, fertilizar con estiércol o evitar las quemas.

b) Etapa de substitución: Se debe evitar el uso de insumos externos a la granja, tratando de usar sustancias que no sean dañinas. Estas pueden elaborarse a partir de la actividad de microorganismos. El efecto que tienen estas substancias debe ser similar a las substancias químicas convencionales con la diferencia de no producir contaminación.

c) Etapa de rediseño: En esta etapa debe tomarse en cuenta tanto la parte técnica como a la social, en donde se incluye al campesino, ya que las alternativas pretenden mejorar la calidad de vida del campesino. Además debe hacerse énfasis en preservar, recuperar y promover la cultura campesina, inculcando y fomentando en la parte técnica el uso de abonos orgánicos y sobre todo el trabajo técnico comunitario.

Los elementos más importantes a considerar en el proceso de rediseño, son:

- La diversificación espacial y temporal.
- La integración de la producción animal y vegetal.
- El mantenimiento de tasas de reciclaje de desechos animales y vegetales.
- La optimizaci6n del uso del espacio, con un diseño adecuado de la superficie de uso agrícola.

- - -

Algunos puntos a considerar en la transición

a) Conocer el terreno:
Para comenzar se debe tener una idea aproximada de qué tan intoxicado está el suelo y de cuánto tiempo se necesitará para desintoxicarlo. Lo común es un período entre uno y cinco años para lograr una buena desintoxicación, pero esto dependerá, como se mencionó anteriormente, del tipo de plaguicidas que se hayan utilizado en el terreno. Por ejemplo, las algodoneras de la costa sur de Guatemala fueron asperjadas con DDT y otros insecticidas organoclorados por muchos años. Este tipo de plaguicidas son tan persistentes que se encuentran aún después de 20 o más años de haberse aplicado.
Para saber con seguridad con qué niveles de plaguicidas se comienza a trabajar y para llevar un registro de la disminución (o posible aumento por causas ajenas al productor) de los niveles de plaguicídas en el suelo, se recomienda realizar un análisis de residuos de plaguicidas en el suelo. Especialmente de organoclorados que son los más persistentes y de otros si se sabe exactamente qué productos han sido aplicados en los últimos años (organofosforados, carbamatos, algunos herbicidas específicos y fungicidas). Esta práctica no es recomendable para el pequeño agricultor ya que resultaría muy cara (US$ 30 o más por análisis).
Los resultados del análisis de suelo servirán también para identificar el tipo de cultivo orgánico que se podría sembrar al comienzo, ya que, por ejemplo, se conoce que las hortalizas de raíz como las zanahorias y las papas tienen la capacidad de absorber grandes cantidades de plaguicidas organoclorados. Un factor muy importante y limitante al realizar el cambio hacia la agricultura orgánica es el tipo de vecinos con que se cuenta. Si la finca es muy pequeña y los vecinos practican la agricultura convencional, existirá siempre el riesgo de contaminación por deriva de plaguicidas. Si el terreno está localizado en un valle, existe la posibilidad de contaminación por escorrentía proveniente de los terrenos más altos que han sido asperjados o fertilizados químicamente.
Si se dispone de riego, es importante revisar el origen del agua si es de pozo o de río, así como algunas otras características del agua como la limpieza y pureza.

b) Elaboración de un plan de manejo:
Como primer paso se comenzará con un plan de fertilización y manejo del suelo. Este dependerá en primer lugar del tipo de suelo y la disponibilidad de nutrimentos así como del grado de contaminación existente, dado que en terrenos muy contaminados no se desarrollan bien las bacterias fijadoras de nitrógeno ni otros microorganismos esenciales para la vida del suelo.  También es importante el tamaño y la ubicación del terreno, si es plano o con pendiente, ya que en función de ello se seleccionan e implementan prácticas para la conservación de suelos. Asimismo debe considerarse el cultivo (anual, bianual o perenne) y la disponibilidad de recursos en la elaboración de este plan de manejo.
Otro elemento a considerar es la situación económica del agricultor, la que va a influir en la elección de insumos y prácticas para el manejo de la finca.
Una vez que se tiene definido el tipo de cultivo más adecuado para el terreno se procederá a elaborar un plan de rotaciones, el cual debe contemplar tres aspectos: (i) la minimización de plagas, (ii) el mantenimiento de un balance adecuado de nutrimentos en el suelo, y (iii) la comercialización. Las siembras deben planificarse de tal forma que las cantidades cosechadas coinciden en tiempo y cantidad para cubrir la demanda del mercado.

c) Producción:
Como en cualquier proceso de cambio, al comienzo siempre surgirán problemas que no son tan fáciles de resolver como cuando se tiene una "receta" elaborada. En nuestro medio, el problema más grande es la falta de información validada relacionada con técnicas orgánicas de fertilización y control de plagas. Frecuentemente el mismo agricultor tiene que experimentar varias veces en su terreno para lograr el éxito. Para el pequeño agricultor que no tiene otro ingreso más que su parcela, esto no es posible ya que le significaría pasar hambre. Por lo mismo, en este tipo de agricultura es muy importante compartir las experiencias con otros agricultores. Sin embargo, en ciertos casos puede presentarse el fenómeno del egoísmo entre los agricultores lo cual obstaculizaría el proceso.

- - -

Barreras al proceso de transición

a) Barreras biológicas

  • Manejo de la fertilidad:
    Debe impulsarse la investigación de los distintos tipos de abonos verdes, las tasas de descomposición de los diferentes tipos de abonos orgánicos y la respuesta de los insectos, patógenos e hierbas con este tipo de fertilización.  En los trabajos de recuperación y manejo de suelos un problema fuerte para los agrónomos en Latinoamérica radica en la educación recibida, ya que la enseñanza se fundamenta en la calendarización del uso de fertilizantes sintéticos respondiendo exclusivamente a los análisis de suelos y a los conceptos del elemento faltante.

  • Insectos:
    Debe evitarse y condenarse el uso de plaguicidas, los cuales son responsables del desequilibrio dentro del sistema agrícola y la creación de nuevas plagas. Los plaguicidas han favorecido las malas prácticas de manejo y mantenido la dependencia del agricultor a paquetes tecnológicos inadecuados para las áreas tropicales.

  • Hierbas:
    Deben hacerse diseños masivos en los cuales pueda demostrarse que las hierbas (mal denominadas "malezas") pueden tener un papel benéfico dentro del mismo sistema agrícola, ya que en algunos casos no provocan una disminución significativa del rendimiento del cultivo, permiten mejorar el suelo y pueden evitar el ataque de ciertos insectos.

  • Patógenos:
    Existirá una disminución en la incidencia de enfermedades ya que habrá una mayor diversidad de cultivos y también en el suelo mismo.

b) Barreras técnicas
Actualmente falta información generada sistemáticamente entre los técnicos y los agricultores. Existe carencia de centros especializados en este tipo de información. Además hay poca información científica a nivel de productores aunque estos en muchas ocasiones manejan de muy buena manera la agricultura orgánica.

- - -

Costos y Consecuencias del Proceso de Transición

El cálculo de los costos y la determinación de las consecuencias del proceso de transición es complicado debido al hecho de que muchas de las ventajas de la agricultura orgánica son consideradas como externalidades y aún no se disponen de metodologías validadas para cuantificarlas. Se necesita de un esfuerzo considerable para hacer mediciones de las externalidades debido a que existe muy poca base en la teoría económica para calcular parámetros que no son de mercado. Sin embargo, es conveniente hacer mención de varios aspectos, tanto positivos como negativos, del proceso de transición de una agricultura convencional hacia una orgánica.

  • Costos y Consecuencias Ecológicas

    a) La salud del suelo:  Se inician los procesos para la recuperación del suelo, se parte de la concepción del suelo como un substrato muerto hasta entenderlo como un organismo vivo. Esta se logra con prácticas tales como una rotación balanceada de cultivos, cultivos de cobertura, incorporación de materia orgánica, prácticas adecuadas de labranza y manejo adecuado del agua. Los nutrimentos tienden a estar disponibles para las plantas, la actividad biológica conduce a un efecto amortiguador, el cual ayuda a eliminar las enfermedades. La incorporación de enmiendas orgánicas y el uso de ciertos abonos verdes no solamente mejoran la fertilidad del suelo y su estructura, sino que ayudan a controlar patógenos del suelo.
    Se inicia el mantenimiento y aumento a largo plazo de la fertilidad del suelo, debido en parte a una reduccíón de la lixiviación de nutrimentos. También se contribuye a la recuperación de tierras marginales debido al énfasis que se hace del manejo y mejoramiento del suelo.

    b) La diversidad: La diversidad de especies y un hábitat adecuado para organismos benéficos, así como variedades selectas, prácticas policulturales (como cultivos intercalados) y rotaciones de cultivos permiten desarrollar un agroecosistema balanceado y autoregulable. En sistemas agroecológicos se disminuye la dependencia a los insumos externos, específicamente se eliminan los fertilizantes y plaguicidas sintéticos, lo que tiene como consecuencia una disminución drástica de las fuentes de contaminación y del desequilibrio del sistema productivo.
     

  • Costos y Consecuencias Económicas

    a) Consideración de las externalidades: El cálculo de viabilidad económica de la agricultura convencional no toma en cuenta todos los costos adicionales y subsidíos escondidos como los costos de salud derívados de la exposición a químicos, la pérdida de vida la silvestre, los esfuerzos para limpiar el agua y la disminución de la productividad que resulta de la erosión del suelo. En el proceso de transición, como resultado de la eliminación de insumos tóxicos, contaminantes y peligrosos, lógicamente se reducen los costos asociados con la contaminación. En todo esto, la valorización y preservación de los recursos naturales representan, a la larga, la ventaja económica más grande.

    b) Disminución de los rendimientos: Según una encuesta realizada por el instituto Rodale de Pennsylvania, citada por García Trujillo (1994), 34% de los graneros que convirtieron su agricultura a sistemas orgánicos notaron bajas en su producción, alrededor de 50% no identificaron cambios en esta y en 12% de los casos los rendimientos fueron superiores.
    Las causas de la disminución de la producción en el período de transición de muchas de estas granjas estuvieron relacionadas con el déficit de nutrimentos, la explosión de ciertas "malas" hierbas y el desarrollo de poblaciones de insectos y microorganismos patógenos. Es por eso que los cambios deben ser graduales, tomando conjuntamente las medidas para restablecer la fertilidad de los suelos y el equilibrio biológico.
    Sin embargo, en términos de rentabilidad de los cultivos se considera que a largo plazo se produce un alimento como resultado de la reducción de los riesgos y costos de producción.

    c) Tierra fuera de producción: Para ayudar a los suelos en el proceso de regeneración y multiplicación de organismos benéficos hay que introducir abonos verdes, los cuales tendrán que sembrarse por lo menos durante un ciclo de cultivo y después incorporarse al suelo. Esto significa que la tierra no producirá ni para el consumo ni para la venta.
    Para el pequeño agricultor que tiene poca tierra y que depende única y exclusivamente de su terreno esto es muy difícil de llevar a la práctica.

    d) Costos adicionales para análisis de suelos: Para conocer el estado de los nutrimentos (deficiencias, problemas) o para monitorear los niveles de plaguicidas con el objetivo de determinar los cultivos más apropiados para el terreno. Para el pequeño agricultor este tipo de análisis resulta muy oneroso.

    e) Costos incurrido para alcanzar un equilibrio en el suelo: El factor más importante para lograr una regeneración de suelos eficiente, lo cual implica una biota diversa y abundante así como una disponibilidad de nutrimentos adecuada (v.g. fósforo) es el pH. Ajustar el pH cuando este no se encuentra en un valor ideal es un costo adicional que debe amortizarse de alguna forma durante el tiempo que dure el cambio (de tres a cinco años).

    f) Disponibilidad de insumos: Cuando no se cuenta con animales propios, es necesario comprar estiércoles animales (por ej. gallinaza) y fabricar abono orgánico en aboneras, lo cual representa un costo adicional ya que involucro bastante mano de obra para el acarreo de los materiales y el volteo regular de las aboneras. Al comienzo se necesitará utilizar insecticidas botánicos que muchas veces no están disponibles en el mercado. Esto implica el costo de la búsqueda de materiales, su preparación y aplicación.

    g) Costos asociados con la certificación: La certificación orgánica es una garantía para el consumidor de que un alimento en particular ha sido producido de acuerdo a un cierto conjunto de normas. Ante todo, la certificación orgánica es una herramienta de mercadeo. Puede abrir o consolidar ciertos mercados y su costo puede justificar un modesto sobreprecio en muchas situaciones. Para los agricultores que escogen entrar al mercado orgánico, la certificación es virtualmente esencial, pero también es extremadamente importante comprender que la misma es solamente un componente del mercadeo y no un sustituto de este. Los sobreprecios que se pagaban en los EE.UU y Europa alrededor de 1989 por los alimentos producidos orgánicamente, han disminuido a niveles más usuales debido a la creciente oferta de este tipo de productos. En el caso de Guatemala, la certificación, otorgada por una organización reconocida a nivel internacional, es primordial para cualquier agricultor que quiera exportar sus productos a los EE.UU. o Europa como orgánicos y aspire a un sobreprecio en esos mercados.

    Regionalmente, se considera que todavía debe trabajarse bastante para que desde el proceso de transición los productores pueden tener acceso a sobreprecios en algunos cultivos, como resultado de la disposición de consumidores conscientes a pagar mayores precios por productos que son resultados de un proceso productivo respetuoso del ambiente. En el proceso de transición no necesariamente se debe disponer de un certificado de producción orgánica, sin embargo deben considerarse los posibles costos asociados con la certificación.
     

  • Costos y Consecuencias Sociales

    a) Mano de obra: La agricultura orgánica necesita mucho más mano de obra. En muchos países esto es considerado una desventaja, sin embargo regionalmente, esto representa una fuente de trabajo, que tiene adícionalmente ventajas laborales. Los riesgos asociados en la producción agrícola convencional con el manejo de substancias tóxicas está eliminado en el caso de la agricultura orgánica. Las prácticas de cultivo que demandan mayor cantidad de mano de obra son los deshierbes, para ello aún se tiene que desarrollar tecnología adecuada.

    b) Organización de la producción y la comercialización: Los productos de un sistema diversíficado son lógicamente diversos, lo que demanda encontrar un mercado o varios para colocar los productos. Esto implica muchas veces que el mismo cliente no siempre tomará todo el producto, sino que tendrá que tener varios (en el caso que él mismo realice la comercialización) ; esto aumentará sus costos de transporte, lo cual puede resultar demasiado costoso.

    c) Producción de alimentos de buena calidad y reducción de residuos de plaguicidas: Se ha comprobado que los alimentos producidos orgánicamente (específicamente hortalizas de hoja) , contienen menos nitratos, y que la relación proteína/nitrógeno es más elevada, lo que indica una proteína de mejor calidad y un contenido menor de aminoácidos libres. En general, la menor cantidad de aminoácidos libres en los cultivos, significa una menor incidencia de plagas. También se ha comprobado que en los alimentos producidos orgánicamente contienen más vitamina y presentan niveles más altos de minerales tales como hierro, potasio, calcio y fósforo.

  • Costos y consecuencias tecnológicas
    Ya que agricultura orgánica significa diversidad de cultivos y se contrapone al monocultivismo, el agricultor tiene que desarrollar un sistema de planificación que le permita organizar cuidadosamente las rotaciones y asociaciones para obtener el producto correcto en la época correcta.
    Cuando se trata de terrenos muy pequeños, la producción orgánica solo es valedera para el autoconsumo ya que la rotación y asociación de cultivos para la venta no será rentable. Una solución podría ser la formación de una cooperativa con un grupo de campesinos que posean terrenos vecinos, de tal forma que todos puedan producir de manera organizada. Esto requiere de mucha planificación, buena voluntad y disciplina para lograr un grupo que colabore con los demás para el bien común.  Si la finca es mecanizada, hay que pensar en invertir en otro tipo de maquinaria que permita la diversidad de cultivos (sembradoras) y otras para el deshierbe. También dependiendo de la distribución espacial de los cultivos y de su diversidad habrá que realizar algunos cambios en el sistema de riego. Todo esto implica costos adicionales, pero también significa una oportunidad para el desarrollo de tecnologías adecuadas.

- - -

CONCLUSIONES
Antes de comenzar con un proceso de transición hay que estudiar detenidamente las características del terreno y evaluar las ventajas y desventajas ecológicas, económicas, sociales y tecnológicas involucradas para cada caso específico.
La base del desarrollo de un proceso exitoso de transición es la elaboración de un plan de manejo a largo plazo utilizando para ello los insumos obtenidos en la evaluación previa.
Los costos y las consecuencias del proceso de transición pueden enfocarse desde varias perspectivas, hasta el momento es todavía bastante difícil cuantificarlos en toda su magnitud, principalmente debido a que no se disponen de los instrumentos de análisis adecuados. Sin embargo, es necesario señalar que en el proceso de conversión de sistemas de producción se pueden empezar a notar los efectos del cambio.

RECOMENDACIONES
Intercambiar experiencias con otros agricultores orgánicos de la zona o zonas parecidas, las cuales puedan servir de insumos para la elaboración del plan de manejo.
Elaborar un listado de referencia de los productos para control de plagas y fertilización que pueden utilizarse libremente en agricultura orgánica, los cuales se puedan adquirir en el mercado local sin ningún problema.
Elaborar un plan de manejo adecuado a la zona con base en las características ecológicas de la misma, tomando en cuenta los puntos tratados en este documento."


 

 

Sitios con información relevante desde la FAO - acceso general 

A continuación adjuntamos los links particulares con una breve descripción de referencia

Desarrollo Sostenible - La página web sobre Política Ambiental del Departamento de Desarrollo Sostenible contiene un servicio especial sobre la agricultura orgánica.

Producción y comercio hortícolas responsables con el medio ambiente y la sociedad
Este Grupo de Trabajo se creó para facilitar el diálogo, la colaboración y la organización de actividades conjuntas entre las distintas partes que estudian las cuestiones sociales y medioambientales en la producción y el comercio hortícolas. Incluyen ONG que trabajan en el establecimiento de normas, la certificación y/o el etiquetado de productos hortícolas, auditores y especialistas en el medio ambiente, productores de banano y la FAO.

Red de información sobre operaciones en poscosecha InPho
Es una red de información sobre las actividades posteriores a la cosecha, mantenida por la FAO en colaboración con GTZ y CIRAD. Contiene una biblioteca virtual, una base de datos con enlaces, un listado de personas e instituciones importantes en el campo de las operaciones de poscosecha, un libro de cocina, un servicio de preguntas y respuestas y un boletín mensual. Reviste particular interés su recopilación de métodos tradicionales de almacenamiento.

Portal de conocimientos ecológicos: EcoPort 
Da acceso a los conocimientos ecológicos de la universidad de Florida, la FAO y el Smithsonian National Museum of Natural History. Su objetivo es establecer y mantener un patrimonio común de conocimientos, a fin de que personas y comunidades puedan trabajar y aprender juntos y desarrollen formas sostenibles de administrar los recursos naturales del planeta.

Frutas y Verduras Orgánicas - Nómina con datos y características particulares

Portal de Biodiversidad del suelo
Creado por la Dirección de Fomento de Tierras y Aguas de la FAO.  Ofrece un boletín electrónico titulado "RooTalks", así como hojas de datos con el propósito de difundir información de las actividades relativas a la gestión y conservación de la biodiversidad del suelo en los sistemas agrícolas, y enriquecer el trabajo en redes y la colaboración.

Base de datos de fertilizantes orgánicos y productos para retener la humedad
El Servicio de Manejo de las Tierras y de la Nutrición de las Plantas de la FAO ha iniciado una base de datos con información de la producción de fertilizantes orgánicos, fertilizantes orgánico-minerales, enmiendas orgánicas y productos para retener la humedad, comercialmente disponibles. El objetivo es proporcionar información a los responsables de tomar las decisiones, los servicios de extensión e incluso a los agricultores, en particular en los países en desarrollo, sobre la variedad de productos disponibles en el mercado internacional y sus principales características.

FAOLEX: selección por temas
Contiene tratados, leyes y reglamentos relativos a los alimentos, la agricultura y los recursos naturales renovables, de todo el mundo. La mayoría de la información procede de gacetas oficiales remitidas a la FAO por sus Países Miembros. En el rubro de la producción orgánica, brinda la legislación en esta materia de 35 países, Europa y América Latina, Japón y Túnez. La información está clasificada por tema (por ejemplo: agricultura, medio ambiente o pesca); en segundo lugar, a partir de palabras claves, y en tercero, está dividida en cuatro grandes categorías de "tipo de texto".